El Congreso, listo para la proclamación
El Congreso de los Diputados luce sus mejores galas antes para la proclamación de Felipe VI. ATLAS

Llegó el día de la proclamación de Felipe VI ante las Cortes Generales. Una jornada para la que se han organizado una serie de actos que arrancan a las 9.30 de la mañana en el Palacio de la Zarzuela y culminarán más de cuatro horas después en el Palacio Real. Toda una mañana en la que Madrid será la sede de un acontecimiento histórico, para el que se ha puesto en marcha un operativo de seguridad en el que participan 4.300 policías nacionales y 2.672 guardias civiles.

El programa comienza en la Sala de Audiencias de Zarzuela, con la imposición a Felipe VI del fajín de capitán general de los Ejércitos. El encargado de imponerselo es su padre, don Juan Carlos. De este ceremonial militar, en el que el nuevo rey estará arropado por la familia real, serán testigos representantes del Ministerio de Defensa.

El fajín pasará así a formar parte del uniforme con el que el monarca estrenará reinado: el uniforme de gran etiqueta del Ejército de Tierra. Este se compone de una guerrera azul con tirilla y puños blancos, pantalón azul, zapatos y calcetines negros, guantes blancos, gorra de plato azul y condecoraciones en miniatura.

En el Congreso

Tras ese primer acto, sobre las diez don Juan Carlos despedirá a su hijo, al que ya no verá hasta que vuelvan a encontrarse en el Palacio Real sobre el mediodía. Quien ha sido rey durante 39 años no acudirá al Congreso para, según fuentes de casa real, no quitarle protagonismo al nuevo jefe de Estado.

Los reyes don Felipe y doña Letizia, junto a sus dos hijas —la princesa de Asturias y la infanta Sofía— partirán en coche hacia el Congreso, trayecto que recorrerán en menos de media hora. Allí, frente a la Puerta de los Leones, serán recibidos con honores por un batallón compuesto por los tres Ejércitos y la Guardia Civil, con bandera, banda y el himno. 

En el operativo de seguridad participan 4.300 policías nacionales y más de 2.672 guardias civilesDespués de pasar revista, se producirá la entrada al hemiciclo y comenzará el acto, una sesión conjunta de las Cortes Generales. Además de los diputados y los senadores asistirán todos los miembros del Gobierno, los 17 presidentes autonómicos, así como otras autoridades. Junto a los reyes y sus hijas, en la tarima presidencial se situarán el presidente del Gobierno, los máximos representantes del Poder Judicial, y los miembros de las Mesas del Congreso y el Senado. En la tarima de honor estarán doña Sofía, la infanta Elena, las hermanas de don Juan Carlos y los padres de doña Letizia.

El presidente de la Cámara baja pronunciará un breve discurso, a lo que le seguirá el juramento y el primer discurso de don Felipe como rey.

Concluida la ceremonia, los monarcas, siempre acompañados de la princesa Leonor y de la infanta Sofía, presidirán un desfile militar, nuevamente desde la Puerta de los Leones.

Saludo a los ciudadanos

Los actos del Parlamento se prevé que duren una hora, por lo que se estima que a las 11.30 comience el recorrido en coche que los reyes van a realizar a poca velocidad hasta el Palacio Real para ir saludando a los ciudadanos que se congreguen durante el trayecto. Hasta llegar a la Plaza de Oriente, la comitiva recorrerá el Paseo del Prado, la calle Alcalá, la Gran Vía y la Plaza de España, algunas de las avenidad más importantes de una ciudad que se ha llenado estos días de flores y banderas nacionales.

La Plaza de Oriente tiene cabida para 40.000 personas, según ZarzuelaTambién habrá saludo desde el balcón del Palacio, tal y como hicieron el día de su boda. En esta ocasión estarán con sus hijas y con don Juan Carlos y doña Sofía. Si la plaza está llena estarán viendo la escena in situ unas 40.000 personas. Esa es la cabida que tiene, según estimaciones aportadas por Zarzuela.

El programa oficial finalizará con una recepción a la que se ha invitado a más de 2.000 personas, no solo políticos, sino también miembros de la sociedad civil. En un besamanos, los nuevos reyes los saludarán a todos uno a uno.