El Hospital Virgen Macarena de Sevilla ha acogido recientemente una sesión informativa dirigida a los centros de personas sin hogar e inmigrantes sobre medidas de actuación y prevención de la tuberculosis.

Según informa la Junta de Andalucía en una nota, se trata de una charla organizada por la Unidad de Trabajo Social, en colaboración con la Unidad de Gestión Clínica de Enfermedades Infecciosas, Microbiología y Medicina Preventiva del centro hospitalario, dirigida a instituciones públicas y a entes privados con el objetivo de analizar las actuaciones preventivas de la enfermedad en los convivientes y la vigilancia del tratamiento en los pacientes con tuberculosis.

Hace más de dos años que la Unidad de Enfermedades Infecciosas, Microbiología y Medicina Preventiva inició el programa de seguimiento y apoyo integral de la tuberculosis (Pactto), en colaboración con las unidades de gestión clínica de Farmacia y de Neumología. Al frente de dicho programa se encuentra el especialista de la Unidad de Enfermedades Infecciosas, Microbiología y Medicina Preventiva, Ángel Domínguez, junto a los especialistas de la Unidad de Farmacia, María Núñez y Santiago Sandoval.

Este programa alcanza una alta eficacia, con niveles de resolución de la enfermedad del 95 por ciento. Este balance satisfactorio radica en el cumplimiento terapéutico como piedra angular, ya que permite lograr el control de la tuberculosis.

Las razones que pueden provocar el incumplimiento son multifactoriales, derivado a veces de las características del paciente, del tratamiento y de aspectos como la accesibilidad al sistema sanitario y las barreras socioculturales e idiomáticas.

Para Ángel Domínguez, "es importante implementar acciones coordinadas, individualizadas y adaptadas para alcanzar el éxito en la resolución de la enfermedad, sobre las clásicas recomendaciones universales de tratamientos directamente observados".

En esta línea de efectividad y a la hora de instaurar el programa Pactto en los diferentes colectivos más vulnerables, se hacía imprescindible la coordinación realizada desde la Unidad de Trabajo Social con todas las instituciones públicas y entes privados, con la finalidad de que los pacientes presentaran una buena adherencia al tratamiento de la tuberculosis, ya que es en estos centros son los que administran y custodian la medicación.

Entre estos colectivos se encuentran las personas sin hogar que pernoctan en los dispositivos municipales del Ayuntamiento de Sevilla, bien el Centro de Acogida Municipal o el Centro de Bajas Exigencias, y los que utilizan los diferentes dispositivos de Centros de día y Centros residenciales de las ONG.

También son susceptibles de acogerse a este programa de seguimiento los inmigrantes que se encuentran en situación irregular o en trámite de solicitud de Protección Internacional y/o con Concesión del Derecho de Asilo y de Protección Subsidiaria por el Ministerio del Interior.

Para la trabajadora social María del Mar Cala, "nuestro objetivo es mejorar aun mas la buena colaboración existente, y para ello hemos puesto en marcha el 'Protocolo de Contactos de Convivientes', cuyo fin es que estos mencionados organismos contacten con la trabajadora social de la Unidad de Enfermedades Infecciosas, Microbiología y Medicina Preventiva cuando se diagnostica un nuevo paciente de tuberculosis pulmonar bacilífera, que resida o haya residido recientemente en dichos centros".

La Unidad se encarga de coordinar este Protocolo, citando en su caso a los pacientes en las consultas externas de Enfermedades Infecciosas en un plazo de 24 o 48 horas máximas para realizar la diagnosis y prescripción de tratamiento y asegurando el seguimiento por su médico de Atención Primaria, al que la trabajadora social informará telefónicamente.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.