El teniente de alcalde de Economía, Hacienda e Innovación y portavoz del equipo de Gobierno, Julio Martínez, ha informado este miércoles de que la Junta de Gobierno municipal ha aprobado definitivamente el Plan de Movilidad Urbana Sostenible de Palma (PMUS) a desarrollar en los próximos seis años "con el objetivo de lograr una Palma que favorezca la sostenibilidad medioambiental, el desarrollo económico y la inclusión social".

Martínez ha explicado que la aprobación del PMUS constituye "una declaración de intenciones" que tiene como objetivo desarrollar una serie de actuaciones que "den respuesta a los problemas de movilidad de Palma".

"Si queremos conseguir que Palma sea una SmartCity, debemos apostar por soluciones en temas de movilidad que cumplan con los criterios de sostenibilidad", ha dicho Martínez, quien además ha resaltado que el objetivo "es asegurar el equilibrio entre las necesidades de movilidad y accesibilidad, de manera que se favorezca el medioambiente, se impulse el desarrollo económico y se mejore la inclusión social".

En este punto, Martínez ha destacado que "es necesario lograr un equilibrio entre estos objetivos ya que las ciudades juegan un papel fundamental en la generación de empleo, por lo que debemos asegurar la sostenibilidad mejorando la inclusión social y laboral".

Así, el plan "apuesta por mejorar la seguridad vial, elevar la competitividad de la ciudad y hacerla más equilibrada y justa ya que la figura central siempre será el peatón".

Un total de 72 PROPUESTAS

Con estos parámetros, se han elaborado 72 propuestas y actuaciones concretas que se irán ejecutando durante los seis años de vigencia del PMUS en función del grado de consenso y las disponibilidades presupuestarias.

Las líneas maestras pasan por disponer de una red peatonal adaptada y segura, promover un transporte público cómodo y accesible, integrar el uso de la bicicleta en la ciudad, regular el uso de la moto, disuadir de la movilidad no esencial del coche, regular y ordenar la distribución de mercancías, mejorar el nivel de servicio de la movilidad turística, promover la utilización de vehículos menos contaminantes, coordinar el urbanismo con la necesidades de movilidad e impulsar hábitos de movilidad más sostenibles y seguros.