Cientos de peces han muerto debido a la disminución de la calidad de las aguas del río Eresma derivada de las obras de ampliación y mejora de la Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR), iniciadas el pasado mes de marzo.

Según los datos aportados por la Delegación Territorial de la Junta, entre la jornada de ayer y esta mañana se han sacado 190 kilogramos de peces, mientras que en la tarde de este miércoles se prevé sacar otros 40.

La Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) ha explicado a través de un comunicado que los trabajos en la EDAR conllevan el inconveniente de tener que verter las aguas residuales de la población de Segovia con un tratamiento insuficiente dependiendo de la fase de las obras. Esa situación se extenderá durante el plazo que dure la intervención —dos años en total—.

Con motivo del descenso de caudal del Eresma acusado en los días anteriores, según este organismo, se ha producido una disminución importante de la dilución que mantenía una calidad asumible en el río, lo que ha producido la mortandad de los peces —ciprínidos— en el tramo aguas abajo hasta el término municipal de Los Huertos.

El pasado lunes, la CHD realizó un seguimiento del Eresma mediante una inspección y un muestreo en varios puntos, desde el vertido de la ciudad de Segovia hasta el límite de la provincia, para determinar las causas de la mortandad, su alcance y la evolución de la calidad del agua en todo este tramo.

Aunque no se han completado las analíticas realizadas sobre las muestras tomadas ese día, la CHD ha indicado que un avance de las mismas revela que el tramo más afectado es el situado inmediatamente aguas abajo de la EDAR, en las localidades de Hontanares y Los Huertos, donde se muestra valores de oxígeno disuelto muy bajos (entre 0,8 y 2,5 miligramos por litro), así como otros signos de contaminación como amonio o materia orgánica.

Sin embargo, en otros tres puntos muestreados, en los municipios Navas de Oro, Coca y Villeguillo, se ha comprobado que el río se encuentra totalmente recuperado, con valores de oxígeno disuelto normales (entre 7,5 y 9,5 miligramos por litro), sin apreciarse otros signos de contaminación.

En este sentido, la Confederación ha explicado que todos los años se produce una bajada de calidad importante en el Eresma en ese tramo con los caudales de estiaje, aunque sin llegar a los niveles actuales, puesto que la EDAR, aunque con insuficiencia, mantenía los tratamientos en marcha.

Precisamente, es esa insuficiencia la que se quiere corregir con las obras actuales, según incide el organismo de cuenca, que asegura que tras las obras Segovia contará con unas instalaciones de depuración modernas, con mucha más capacidad de tratamiento y con un mayor rendimiento de depuración, lo que garantizará una calidad del agua adecuada para mantener en todo momento, incluso en época estival, los objetivos medioambientales del río.

Control del río

La CHD ha garantizado que mantendrá los controles necesarios de vigilancia en el Eresma, sobre todo en lo que pueda afectar a los abastecimientos aguas abajo. No obstante, ha advertido de que el tramo inicial, desde el vertido de la ciudad de Segovia hasta el municipio de Los Huertos, sufrirá durante las obras una disminución apreciable de su calidad.

El delegado territorial de la Junta, Javier López-Escobar, ha explicado por su parte que en la tarde de hoy no se percibe un aumento de la zona afectada y que se detecta menor turbidez en el río. Además, ha informado de que en los controles de las estaciones de tratamiento de agua potable se siguen sin registrar anomalías, por lo que el agua para consumo humano se halla en situación normal.

Consulta aquí más noticias de Segovia.