El consejero de Educación, Cultura y Deporte de la Junta de Andalucía, Luciano Alonso, ha señalado, a raíz de una cuestión elevada por el PP en el Parlamento andaluz sobre la existencia de casos de 'aprobados de despacho' tras reclamación de los afectados, que los criterios de las comisiones provinciales que se encargan de estas casuísticas están "homologados" en el marco de una normativa "garantista".

El caso más famoso es el de un alumno de cuarto curso de ESO del instituto 'Los Álamos', en Bormujos, que tras haber cerrado el curso con cinco asignaturas suspendidas logró graduarse en contra del criterio del claustro de profesores al prosperar parcialmente ante la Comisión de Reclamaciones la impugnación de sus suspensos. Según confirmaron a Europa Press fuentes de la Asociación de Profesores de Instituto de Andalucía (APIA), el colectivo presentó una denuncia por presunta prevaricación contra el delegado territorial de la Consejería de Educación, Cultura y Deporte de la Junta de Andalucía en Sevilla, Francisco Díaz Morillo, por este caso.

Alonso ha respondido en el seno de la Comisión de Educación, Cultura y Deporte del Parlamento al diputado popular Miguel Ángel Arauz, que ha calificado de "absoluta barbaridad" que en estos casos "se antepongan criterios formales y administrativos a los académicos y docentes", por lo que supone de "desprecio" al profesorado en casos que "no por puntuales son menos escandalosos y extremadamente graves".

Así, Arauz ha concretado en el caso de Sevilla, donde esta práctica "no solo se ha evitado, sino que se ha multiplicado", pasando de 11 a 21 reclamaciones en la Educación Secundaria Obligatoria (ESO) de 2008-2009 a 2012-2013, y de 9 a 44, en el mismo periodo, en Bachillerato. La "gravedad" de la situación ha hecho que este termine en los juzgados y en el Defensor del Pueblo, ha precisado el parlamentario, que ha instado al cese de Díaz Morillo.

Frente a todo ello, Alonso ha remarcado que la Ley de Educación de Andalucía establece la evaluación y calificación "objetiva" del alumnado como un derecho. El titular andaluz de Educación, que se ha manifestado "muy contento" con el trabajo que realiza el delegado territorial de Sevilla, ha recordado que no existe modificación respecto a la norma de evaluación o el procedimiento de calificaciones, y que el protocolo de la comisión sevillana —donde las reclamaciones, que han bajado en número en los últimos tiempos, suponen un 0,06 por ciento del total de los casos— no difiere del resto.

Tras la respuesta, Arauz ha tildado de "disparate" que "la burocracia se imponga a los criterios docentes", señalando que "no podemos ser el hazmerreír: con cinco suspensos no se puede obtener un graduado ni un aprobado de despacho".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.