La Policía Nacional ha detenido a J.B.J., de 55 años, y a su hijo, JR.B.H de 24 años, por agredir a un vecino, al que golpearon en la cabeza con un palo de unos siete centímetros de grosor.

Al padre le constan cinco detenciones por delitos contra la propiedad y tráfico de drogas y al hijo una detención por robo con fuerza. Tras prestar declaración quedaron en libertad con cargos, encartados en juicio rápido.

Los hechos ocurrieron a las 22,30 horas del día 16, cuando la víctima entraba en el portal de su casa en la calle Carmen Bravo Villasante de Santander, y pidió a un grupo de jóvenes, entre los que se encontraba su vecino, JR.B.H, que se retirasen de la puerta del portal para permitir el paso, y evitar molestias a los vecinos.

Todos los chicos se fueron excepto su vecino, con el que discutió durante unos minutos para después irse cada uno a su casa. Sobre las 23 horas le llaman al telefonillo de su vivienda para que bajase al portal, donde se encuentra a J.B.J, padre del anterior, armado con un palo con el que le golpeó en la cabeza, recibiendo también un puñetazo por parte del hijo.

La Policía Nacional fue requerida y una vez en el lugar llamó a una ambulancia que trasladó al herido al hospital, en donde le aplicaron seis grapas en la herida de la cabeza. Los agentes detuvieron al padre por un delito de lesiones graves, y al día siguiente, la Policía Judicial detuvo al hijo.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.