El consejero de Educación, Cultura y Deporte de la Junta de Andalucía, Luciano Alonso, ha lamentado que el Ministerio homónimo, que dirige José Ignacio Wert, haya convocado Conferencia Sectorial de Educación para el próximo lunes 30 de junio, cuando ya ha finalizado el procedimiento de escolarización y la oferta educativa y a dos meses del nuevo comienzo de clases, sin que, asimismo, se concrete la financiación de la Formación Profesional (FP) Básica, establecida en virtud de la nueva Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (Lomce).

En un debate agrupado sobre el comienzo del curso tras la entrada en vigor de la reforma educativa —a propuesta del PSOE— y la valoración de las instrucciones proporcionadas para tal fin a la comunidad educativa —mediante proposición del PP— en el seno de la Comisión de Educación, Cultura y Deporte del Parlamento de Andalucía, Alonso ha lamentado la "dejadez" y "falta de previsión" del Estado.

Así, ha mostrado sus dudas de llegar a un acuerdo con el Gobierno central sobre este asunto al desconocer el estudio, los análisis, los criterios y la propuesta del Ministerio. Para el titular autonómico de Educación, "una vez más, el ministro Wert no tiene una respuesta válida y se saldrá del tema confundiendo con falsas cifras y con falsas promesas de financiación".

A su juicio, el coste de implantación de la FP Básica, información requerida por la administración central hace dos semanas, "se debería haber hecho cuando se debatía la ley, existiendo cauces más adecuados que un simple correo electrónico". Siendo el coste medio calculado de 130.000 euros por módulo, el Ministerio "no ofrece solución alguna en cuanto a la contratación de docentes, limitación de gastos o soluciones".

Ha recordado el consejero la intención de la comunidad andaluza de responder con "responsabilidad", promoviendo un año de "transición" hasta que la normativa andaluza pueda ponerse en marcha.

INSTRUCCIONES

De esta manera, su departamento ha elaborado unas instrucciones para los centros educativos que se pondrán en marcha el próximo curso escolar 2014-15 en los niveles y etapas afectados por el calendario de aplicación de la Lomce —1º, 3º y 5º de Primaria y el primer curso de los ciclos de Formación Profesional Básica—, al objeto de aportar "garantías" al nuevo curso. Alonso ha asegurado en el Parlamento que con estas instrucciones, "donde el Ministerio siembra dudas, la Junta da seguridad, normalidad, calidad y equidad a las aulas andaluzas".

Durante su intervención, Alonso ha destacado que Andalucía no iba a dejar de cumplir las obligaciones que la nueva normativa establece, pero tampoco iba a dejar de aplicar su "voluntad de minimizar sus efectos dañinos"; por ello se han promovido estas instrucciones, resultado de un proceso abierto donde ha participado todos los sectores implicados en la educación.

El mantenimiento de Educación para la Ciudadanía y Educación Artística, la aplicación de medidas a la atención a la diversidad y refuerzo educativo al alumnado con necesidades específicas de apoyo, la organización de Primaria en ciclos o el establecimiento de los procedimientos para la puesta en marcha de la FP Básica en lo relativo a la oferta, los currículos, titulación, evaluación o la incorporación del alumnado a esta enseñanza son algunos de los aspectos incluidos.

Por otro lado, el consejero ha explicado que la aplicación de la Lomce no esta impidiendo trabajar en las medidas que van a paliar sus efectos a medio plazo, "ya que nos hemos propuesto construir una barrera de contención frente al modelo de desigualdad" que propone la nueva normativa, con los recursos judiciales ante el Supremo y el Constitucional como punta de lanza.

"insumisión" y "desobediencia"

Por parte de IULV-CA, la diputada Marina Segura se ha reafirmado en la posición de "insumisión" y "desobediencia" dentro del marco competencial autonómico, por lo que ha valorado las medidas de la Junta, que suponen la "no aplicación temporal" de la reforma, aunque sí ha criticado la postura andaluza respecto a la ordenación de la FP Básica, una fórmula que "se carga de un plumazo todo lo que llevamos construido en igualdad y atención a la diversidad".

En las instrucciones, subraya, "no percibimos la puesta en marcha de medidas que corrijan estos efectos perversos". Por ello, y aunque se ponen en valor medidas paliativas como las 100 horas de apoyo extraordinario troncal o la bajada de la ratio a 20 alumnos, se incide en la reducción del número de unidades, la discriminación propiciada por el modelo de zonificación o la necesidad de reforzar los currículos de la FP Básica.

De su lado, el portavoz parlamentario del PSOE, Francisco Menacho, ha valorado que la Junta sirva de "rompeolas" ante el "tsunami del PP, que ha querido acabar con los logros de la educación pública de los últimos 30 años", pese a lo cual "desde Andalucía se ha dado muestras sobradas, desde el primer momento, de colaboración".

"No se recortan de donde no existe: lo que está vigente es el modelo de los Programas de Cualificación Profesional Inicial (PCPI)", ha asegurado por otro lado Menacho, un argumento también utilizado por Alonso, que en su turno de réplica ha instado al Gobierno de la nación a dejar intacto este patrón y trabajar durante este año en la implantación del nuevo.

"ya está bien de patalear"

De su lado, la diputada del PP María Francisca Carazo ha manifestado que estas instrucciones "no son más que una muestra de deslealtad y confrontación política", con la única finalidad de "obstaculizar la aplicación de la Lomce en Andalucía", incidiendo en el "importante" defecto de forma de las mismas, que genera "inseguridad jurídica al profesorado, que se ve obligado a mantener un curriculum que ya ha sido derogado".

"Ya está bien de patalear", ha lamentado Carazo, que ha calificado de "chiste" el argumento utilizado por la Junta de escaso margen de tiempo para aplicar la Lomce y ha recordado el recorte de 110 módulos para la FP Básica, con un coste de más de 14 millones de euros.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.