El alcalde de Santiago, Ángel Currás, ha convocado una junta de portavoces local para este jueves en la que planteará a la oposición suspender el pleno ordinario de junio, que tendría que celebrarse el día 26, a la espera de que la junta electoral remita las credenciales de los nuevos concejales, entre ellas la de su propio relevo al frente del Consistorio, Agustín Hernández.

Unos minutos antes de la sesión en la que se ratificó la renuncia de los siete ediles inhabilitados y de la también concejala Rebeca Domínguez, lo que da vía libre para la incorporación de Hernández una vez que responda la junta electoral, Currás ha llamado a los portavoces locales del PSOE, Francisco Reyes, y del BNG, Rubén Cela, para mantener una conversación fuera del salón de plenos.

Reyes y Cela han confirmado que el alcalde les ha planteado la celebración de una junta de portavoces para aplazar el pleno ordinario de junio. Las sesiones ordinarias, por decreto y desde el inicio de mandato, se celebran en el Pazo de Raxoi el último jueves de cada mes.

Ambos portavoces han condicionado la postura de sus grupos a las "explicaciones" que dé el regidor para el aplazamiento de esta sesión. "En función de cómo sea tendremos que hablarlo", ha señalado el portavoz nacionalista, en la misma línea que Reyes, quien ha incidido en que los socialistas esperarán "a ver las explicaciones" de Currás antes de dar "una respuesta".

En todo caso, preguntado sobre si vincula esta petición de aplazamiento a la intención del PP de evitar una fotografía como la que se plasmó en el pleno extraordinario de este miércoles, con una minoría de ediles populares —sólo cuatro de 13, incluido el propio alcalde—, Reyes no lo ha descartado. "Es una buena pregunta y esperemos que mañana haya respuesta", ha zanjado.

"no hay nada urgente"

Por su parte, Currás ha rechazado hacer declaraciones a los medios, pero fuentes de su entorno han concretado a Europa Press que la junta de portavoces está convocada este jueves para las 10,15 horas y que el regidor ha planteado suspender el pleno ordinario (para lo que necesita el consenso de la oposición) por una cuestión de "lógica".

Las mismas fuentes han señalado que el Pazo de Raxoi vive estos días "un momento de transición" y que el alcalde considera que, toda vez que "no hay ningún asunto urgente que abordar, porque el Ayuntamiento ha seguido funcionando con normalidad", lo "lógico" es que la sesión ordinaria se celebre cuando Hernández y su equipo —con siete ediles no electos— estén ya en el Consistorio.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.