El PAU El Quiñón de Seseña (Toledo)
El PAU El Quiñón de Seseña de Toledo, protagonista del conocido como 'caso Seseña' (Foto: Efe) Jesús Carvajal/Efe

Las autoridades locales, regionales y nacionales no ponen freno a los abusos del desarrollo urbanístico en España, que en los últimos años se han extendido por medio de planes que incrementan la población de núcleos urbanos hasta límites insostenibles y en los que los principales perjudicados son sus habitantes y los compradores de las nuevas construcciones.

El informe denuncia presiones en las administraciones para que aprueben grandes desarrollos urbanísticos
Estas son, en general, la conclusiones del informe elaborado por la delegación de la
comisión de Peticiones del Parlamento Europeo que visitó entre el 27 de febrero y el 3 de marzo pasados Almería, localidades de la sierra de Madrid y de la Comunitat Valenciana para ver sobre el terreno los abusos urbanísticos que desde hace años han denunciado miles de ciudadanos.

El informe indica que "la aplicación de las leyes de tierras sigue siendo problemática en muchas regiones autónomas españolas", donde se detectan "presiones para comprometerse en masivos desarrollos urbanos".

Valencia, Almería y Madrid, las peores paradas

La peor parte es para el Gobierno de la Comunitat Valenciana, donde advierte de los peligros para los residentes locales y donde la delegación constató la actitud "más arrogante" de sus autoridades y obtuvo "las menores explicaciones" sobre "proyectos urbanísticos que han conducido a la destrucción de muchas áreas costeras muy bellas y frágiles".

Esta es la Europa de la libertad de movimiento (...) de la libertad para explotar en impunidad

En Almería, sus autoridades provinciales "admitieron y reconocieron" que "un número de autoridades municipales han actuado incorrectamente", por lo que muchos alcaldes están siendo procesados y también que "en muchos casos, considerables sumas de dinero se generaron de estas prácticas ilegales".

En la Comunidad de Madrid, la visita se centró en Galapagar y Torrelodones, donde también se hicieron "serios comentarios sobre los desarrollos en localidades vecinos como El Escorial".  Las principales son "el tamaño de los programas y su impacto en los alrededores naturales, en las aves en peligro, la falta de un tratamiento de agua apropiado y los efectos sobre el tejido social" de la región.

Más conclusiones:

Además, el informe constata que:

  • Existe un "gran número de casos documentados" de ayuntamientos que han autorizado planes de desarrollo urbano  empujados por "la avaricia".
  • Aborda el enorme desarrollo urbanístico que ha acompañado a la "bonanza económica" española durante los últimos años y se pregunta "a cuántos dueños de compañías constructoras en España podemos encontrar en el top 100 de la lista Forbes de las personas más ricas del mundo".
  • Afirma que los residentes cuya comunidad ha experimentado un desarrollo desproporcionado en poco tiempo, no obtienen ningún beneficio por ello, aunque los constructores sí.
  • También se observa como "otro fenómeno preocupante" que "cada vez más europeos compran propiedades de buena fe" y sólo después se enteran de que tienen que pagar más tasas a los constructores.

"Esta es la Europa de la libertad de movimiento, de la libertad de mercancías y servicios, libertad para explotar en impunidad", proclama el informe.