El miembro del Consejo Supervisor del Banco Central Europeo (BCE) Ignazio Angeloni ha calculado que el rescate de las cajas de ahorros podría costar a la economía española cerca del 3% del Producto Interior Bruto (PIB), una cifra que obtiene al comparar la situación vivida en Estados Unidos en los años 80 con lo ocurrido en España desde 2007.

Durante la ponencia pronunciada en el marco del II Financial Meeting, organizado por la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA), Angeloni ha recordado que la mayor crisis de cajas de ahorros se produjo en los años 80 en Estados Unidos. Entonces, las cajas suponían el 22% del sistema bancario y acumulaban el 50% de los préstamos hipotecarios.

Esta crisis, provocada por la debilidad de los gobiernos corporativos y de los sistemas de control interno, duró diez años y fue el origen del cierre de la mitad de las cajas que funcionaban en el país. Finalmente, costó al contribuyente un 3% del PIB americano.

"La crisis de las cajas en España muestra características similares", ha apuntado Angeloni, quien ha subrayado que después de romper las barreras geográficas allá por 1988, las cajas multiplicaron por tres el número de sucursales y por cinco los créditos entre 1992 y 2004.

Reestructuración del sistema

Tras la quiebra del sistema, el número de cajas de ahorros pasó de 45 a 13, las oficinas quedaron reducidas a una tercera parte y el número de empleados a una cuarta parte. "El coste para el sector público, aunque difícil de determinar con precisión, será similar, teniendo en cuenta el tamaño de la economía, al estadounidense", ha añadido.

Ante esto, la conclusión que extrae Angeloni es que la liberalización y desregulación deben ir acompañadas de una fortaleza de gobierno en las entidades y de mayor transparencia y control, además de la necesidad de tener una supervisión prudencial.

El miembro del Consejo Supervisor del BCE también ha hecho hincapié en que el objetivo fundamental de las cajas, que es asesorar al cliente, sigue siendo "importante" para ayudar al ahorro y a la inversión, ya que, a su entender, parte de la inestabilidad financiera está provocada por la falta de información. Por este motivo entiende que las autoridades deben recordar a los bancos lo necesario de esta función.

El "hito" de la unión bancaria

A lo largo de su intervención, Angeloni ha explicado cómo funcionará la nueva Unión Bancaria y los pasos que se están dando para ponerla en funcionamiento. "Es un hito histórico que cambiará el marco de supervisión de la Eurozona", ha añadido.

Angeloni considera que la aparición de la Unión Bancaria beneficiará a la economía real, ya que hará que haya más demanda de crédito por parte de los clientes y que los bancos puedan tener una mayor oferta. "Una vez concluya la evaluación que se va a hacer a los bancos antes de que pasen a ser supervisados por el Banco Central Europeo (BCE) tendremos más certidumbre sobre cómo están", ha indicado.

Desde el 4 de noviembre de 2014, el BCE supervisará 130 bancos, que acumulan el 85% de los activos de la Eurozona. Los bancos más pequeños seguirán siendo supervisados por las autoridades nacionales.

El miembro del BCE ha destacado que tanto los bancos como las autoridades se encuentran en la actualidad en una fase de transición, con unas metas a conseguir. Sin embargo, ha advertido que después de la creación de la Unión Bancaria es necesario contribuir a generar una buena opinión de ella y de su labor.

"Los mercados financieros, la opinión pública, la comunidad internacional están mirándonos con comprensión, pero también con ojo crítico. No podemos fallar", ha sentenciado.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.