El Grupo Parlamentario Socialista ha aprovechado este miércoles para hacer un balance de los cinco años de Alberto Núñez Feijóo al frente de la Xunta coincidiendo con el ecuador de su segunda legislatura y con el final del período de sesiones. Su conclusión, fundamentada en un informe de unas 90 páginas, es que "Galicia está en coma".

En esta idea ha incidido el portavoz parlamentario del PSdeG, José Luis Méndez Romeu, para quien se trata, "lamentablemente", de "un coma inducido por la actuación del Gobierno", que "lejos" de mejorar los datos que recibió en 2009 tras el paso del bipartito por San Caetano ha devuelto la renta per cápita gallega a niveles anteriores a 2001.

En un desayuno con periodistas en la Cámara gallega, el diputado socialista ha incidido en que "todos los sectores gallegos están mucho peor" según las estadísticas oficiales, que pintan una situación de "catástrofe".

A ello se ha llegado, desde su punto de vista, a causa de un Gobierno "paralizado" y de la "ausencia continuada" del presidente. "Cada vez de una forma más evidente el presidente no está, y cada vez de una forma más evidente es irrelevante que esté o no", ha recalcado, convencido de que Feijóo "no está comprometido en la consecución de resultados" para Galicia.

Así las cosas, el "triste balance" que ha hecho del primer lustro de Feijóo como inquilino de Monte Pío es "muchas declaraciones en el Ritz, muchos viajes invitado por Su Alteza Imperial o semejantes de los que no se deriva ninguna conclusión" pero "ausencia de acuerdos en el Consello de la Xunta y un Gobierno que no está en la actividad legislativa ni política".

"fracaso" en desempleo

Entrando en el detalle, ha comenzado por la economía para subrayar "el fracaso" de la política del PP también a nivel estatal. Y es que, ha proseguido, sus políticas no han supuesto "una mejora económica, una reactivación del empleo o un cambio en el modelo productivo"; y el empleo que se genera es "temporal" en el 90 por ciento de los casos y para perfiles de "baja cualificación".

En la misma línea, ha recalcado que los trabajadores sufren "una enorme devaluación salarial que no termina" y que padecen "unas condiciones de inestabilidad e inseguridad extremadamente duras" mientras "cae" la la inversión pública de departamentos como el de Infraestruturas y se "liquida" del sistema de apoyo al I+D+i.

En paralelo, se "retiran" del gasto social unos 1.300 millones de euros, y todo ello deja como consecuencia un incremento de la desigualdad "a niveles sin precedentes en la historia moderna" y una pérdida de población que ha cifrado en 48.000 personas en esta comunidad desde 2009.

"como en los años 60"

Y es que, a su entender, la situación que se padece provoca que "la gente marcha, porque no hay trabajo". "Estamos como estábamos en Galicia en los años 60", ha enfatizado, para llamar la atención sobre que marchan "los más jóvenes y los más cualificados".

En este punto, la viceportavoz socialista, Carmen Gallego, ha apostillado que la gente que ahora emigra no lo hace para "ahorrar y volver", sino que puede asentarse en el extranjero y, con ello, Galicia pierde "capital humano".

"lo único que crece es la risga"

Más centrada en el ámbito social, Gallego ha lamentado los recortes promovidos por el PP a consecuencia de su "renuncia" a incrementar los ingresos de la administración vía subida de impuestos a ese "diez por ciento" de la población que ha visto mejorar su situación durante la crisis económica.

Así, como ha recordado, los últimos cinco años han dejado la eliminación de los servicios sociales en los pequeños ayuntamientos, la desaparición del carácter universal de la sanidad, la supresión de la gratuidad de las medicinas y los libros de texto y la pérdida de poder adquisitivo de las pensiones, entre otros recortes.

Asimismo, las becas se han visto reducidas, al igual que el número de profesores y de médicos, mientras —ha dicho la parlamentaria pontevedresa— se "privatiza todo lo privatizable".

Y, para ilustrar el "fracaso" de la política social del PP, ha resaltado que "la única partida que crece" en los presupuestos gallegos es la destinada al abono de la Renta de Integración Social de Galicia (Risga), pues la tasa de población en riesgo de pobreza o exclusión en esta comunidad roza el 24 por ciento.

Por último, ha alertado de que "los servicios públicos y los derechos que se están perdiendo van a ser muy difíciles de revertir", ya que "un gobierno progresista" podrá eliminar el "repago farmacéutico" pero no devolver al sistema público las "residencias, hospitales o centros de salud" construidas en base a conciertos con empresas.

"ineficiencia sin precedentes"

En otros aspectos en los que también se han centrado los portavoces socialistas en el Pazo do Hórreo son la "discrecional y ambigua" política urbanística concebida por la Xunta y la "democracia de baja calidad" que promueve el PPdeG con su "menosprecio" al Parlamento.

Frente a ello, lo que ha destacado Méndez del Gobierno gallego es "un fuerte gasto en propaganda", la producción de leyes "sin contenido, declarativas, pomposas y grandilocuentes" que derivan en "inseguridad jurídica" y "un nivel de ineficiencia sin precedentes". "Por no trabajar, no ejecuta ni el presupuesto", ha sentenciado.

También ha criticado que las declaraciones en ocasiones "altisonantes" del presidente en Galicia no lleguen a Madrid, donde Feijóo "calla", por ejemplo, cuando se eliminan los partidos judiciales y se liquida el derecho de la ciudadanía a un juez natural.

Gobierno "sin capacidad"

Finalmente, preguntado al respecto, ha expresado su pesar por el bajo nivel de aceptación de sus alternativas y, como prueba, ha recordado que las 50 propuestas que su grupo llevó al último Debate sobre el Estado de la Autonomía fueron rechazadas en su totalidad.

"Pero volveremos en septiembre con más iniciativas y con más proyectos y con el mismo ímpetu para hacer propuestas constructivas", ha recalcado, sin dejar de lamentar que "no" aprecia "ninguna voluntad por parte del Gobierno de llevar a cabo ningún cambio en su política".

De hecho, ha opinado que el Gobierno gallego actualmente sólo se dedica a "la administración de los asuntos cotidianos", pues, en el ecuador de su segundo mandato, está "sin capacidad, sin fuerza y sin los perfiles adecuados para proponer nuevas medidas".

Por su parte, Feijóo "está ausente de la gobernación y de la toma de decisiones", ha juzgado, antes de preguntar a los periodistas cuál fue "el último objetivo suficientemente dotado con recursos e implementado con decisión". "Galicia está sin gobierno real", ha finalizado.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.