Decenas de trabajadores de la plantilla española en la base aérea de Morón de la Frontera (Sevilla) se han concentrado este miércoles frente a la Embajada de Estados Unidos para protestar contra el ERE consumado en 2010 que supuso la extinción de 119 puestos de trabajo, y contra futuros despidos que se producirían con el nuevo contrato de explotación.

"Desde que llegó en 2010 la nueva empresa contratista —Vinnell-Brown&Root Spain (VBR)— se han despedido a 200 trabajadores pero las previsiones son de ejecutar dos ERES más de aquí a octubre", ha explicado en declaraciones a Europa Press Televisión, José Armando Rodríguez, presidente del comité de empresa de los servicios civiles de la base.

Así ha calificado de "paradójico" que exista 1.200 militares estadounidenses en la base y las previsiones sean de dejar en plantilla a 200 trabajadores. Ello frente a los 594 puestos de empleo sujetos al servicio de mantenimiento que había en 2010. Según Rodríguez se trata de una estrategia destinada a sustituir a los trabajadores españoles por personal estadounidense.

Todo ello, según ha proseguido, pese al incremento de militares en la base de utilización conjunta debido al aumento de las actividades militares en África. "Lo que no puede ser es que no haya una contraprestación en materia laboral, que esa cesión de soberanía al Ejecutivo estadounidense no se traduzca en generación de empleo", ha lamentado.

"Están contratando a trabajadores despedidos en condiciones precarias. Se quitan a empleados con una serie de derechos sociales y los vuelven a contratar aprovechando la alta tasa de desempleo en Andalucía y además pagándole entre un 30 y un 40 por ciento menos de lo que venían percibiendo antes de ser despedidos", ha asegurado.

Así, ha denunciado que no hay "capacidad de interlocución" entre el Ejecutivo central y la Embajada de Estados Unidos y ha lamentado que el Gobierno andaluz se haya limitado a ofrecer "declaraciones de solidaridad" con los empleados despedidos. Por ese motivo, se han concentrado frente a la delegación estadounidense, a quien ha denunciado de no querer tener "ningún tipo de proximidad con los trabajadores".

Los empleados han presentado al personal de la Embajada un borrador para que Washington y Madrid trabajen conjuntamente de cara a "mitigar los despidos y para dotar de estabilidad a la plantilla española", según ha recalcado el presidente de comité de empresa, que ya adelantado que habrá nuevas concentraciones.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.