El director insular de la Administración General del Estado en Ibiza y Formentera, Rafael García Vila, ha informado a los representantes de la Guardia Civil, Capitanía Marítima y Vigilancia Aduanera sobre los acuerdos adoptados por la delegación del Gobierno en Baleares y la conselleria de Turismo para el control y la regulación de las embarcaciones de tráfico turístico de pasajeros, dentro de las que se incluyen las denominadas 'party boats'.

Según han recordado desde la delegación del Gobierno, la delegada Teresa Palmer anunció la semana pasada que existe la intención de hacer partícipe de las iniciativas adoptadas tanto a los ayuntamientos como al resto de instituciones de las zonas más afectadas, principalmente en las Pitiusas. Así, próximamente García Vila se reunirá también con los alcaldes y las policías locales de los municipios que registran más actividad de 'party boats'.

En la reunión celebrada este miércoles, García Vila y el resto de responsables de los organismos han coordinado las acciones a desarrollar durante la presente temporada alta para limitar y reducir las irregularidades que pudieran estar cometiendo las 'party boats'.

El objetivo, según han dicho, es "asegurar el correcto equilibrio entre el desarrollo de esta actividad de ocio turístico y los derechos al descanso y a la seguridad de los ciudadanos y la protección del medio ambiente".

La Delegación del Gobierno efectuará, en coordinación con el resto de administraciones competentes, actuaciones que certifiquen el buen cumplimiento de las diferentes normativas a las que están sujetas las empresas de 'party boats'. Entre ellas, controlar las condiciones de seguridad de los pasajeros, que correrá a cargo de Capitanía Marítima y la Guardia Civil.

También se inspeccionará la documentación requerida para estas actividades y se vigilará el cumplimiento de la normativa sobre ruidos y medio ambiente mediante sonometrías y trasladando al empresario la necesidad de respetar los niveles acústicos.

47

Empresas registradas

La Conselleria de Turismo tiene contabilizadas 47 empresas dedicadas al tráfico turístico de pasajeros, con un total de 97 embarcaciones, entre las cuales se encuentran las que llevan a cabo las denominadas 'party boats'.

Según han recordado desde la delegación de Gobierno, el incumplimiento de la normativa puede conllevar al inicio de expedientes sancionadores y, en el caso de gravedad, a la paralización de la actividad empresarial.