Prorrusos
Un rebelde prorruso patrulla a las afueras de Luhansk, Ucrania. EFE

Al menos 356 personas han muerto en el conflicto en el este de Ucrania, según los datos recabados por el grupo de observadores establecidos por Naciones Unidas para evaluar las violaciones a los derechos humanos perpetradas en el país.

Las 356 muertes, que tuvieron lugar desde el 11 de abril hasta el 14 de junio, se reparten en 257 —incluidas las de 14 niños— contabilizadas por el Ministerio de Sanidad en Kiev, once en los enfrentamientos en Mariupol, otras dos en Donbas y 86 militares, entre ellos los que viajaban en un avión que cayó esta semana.

"La misión trabaja con muchas limitaciones, dada el poco personal desplegado y los enormes retos de inseguridad en la región", señaló Gianni Magazzeni, jefe de la sección de Américas, Europa y Asia central de la Oficina de la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos. El funcionario presentó en rueda de prensa el tercer informe elaborado por el grupo de observadores desde que fueron desplegados en Ucrania en marzo pasado.

En la región reina una atmósfera de intimidación y de miedo constante

Magazzeni no pudo clarificar cuántos combatientes de grupos pro-rusos se incluyen entre los 257 muertos registrados por el Ministerio de Sanidad, ni cuántas personas murieron en acciones de oposición a los insurgentes o simples civiles. Además, reconoció que la cifra de muertos puede ser mayor dada la imposibilidad de hacer un recuento fiable.

"Hay que tener en cuenta los pocos recursos con los que contamos. Por ejemplo en Donetsk, sólo tenemos desplegadas 6 personas, un funcionario internacional y 5 nacionales: dos abogados, dos personas dedicadas a labores generales y uno encargado de la seguridad".

La comisión también ha contabilizado a personas que han sido detenidas arbitrariamente y secuestradas: 222, de las cuales 4 murieron, 137 fueron liberadas y 81 aún siguen retenidas. "Hemos podido hablar con algunos de los detenidos y posteriormente liberados que denunciaron malos tratos, trabajos forzados, torturas e incluso ejecuciones sumarias", dijo Magazzeni.

Torturas e intimidaciones a los pro-ucranianos

Las violaciones de los derechos humanos, como torturas, desapariciones forzadas, asesinatos y secuestros cometidas por los prorrusos en la región oriental de Ucrania, no se limita ya a activistas, políticos y periodistas, sino que afecta también a la población en general, según ha denunciado este miércoles la ONU.

Así lo constata el tercer informe elaborado por la oficina de Derechos Humanos de la ONU, que tiene una misión de 34 observadores desplegados en el este de Ucrania, cuyos miembros han constatado que "en la región reina una atmósfera de intimidación y de miedo constante". El informe comprende el periodo entre el 7 de mayo y el 7 de junio, un mes en que "la situación ha continuado degradándose".

"La presencia de individuos armados y de armas ha aumentado" tanto en la región de Donetsk como en la de Luhansk, explicita el informe que recuerda que "representantes de la República Popular de Donetsk han reconocido la presencia en el seno de sus grupos armados de personas de la Federación Rusa". El informe señala que algunos de estos rusos provienen de Chechenia y de otras zonas del Cáucaso norte.

Esta situación ha obligado a miles de personas a abandonar sus hogares en Donestsk y Luhansk, tanto por miedo, como por intimidación

Esta situación ha obligado a miles de personas a abandonar sus hogares en estas dos regiones, tanto por miedo, como por intimidaciones reales. "Muchas personas desplazadas hablan de ataques y de intimidación de activistas pero cada vez más frecuentemente, de ciudadanos ordinarios conocidos por su posición pro-ucraniana", reza el texto.

Según los últimos datos de la ONU, cerca de 20.000 personas ya habrían huido, una cifra que podría elevarse a más de 30.000 en la realidad, según las últimas estimaciones.