Vino blanco
Una copa de vino blanco y frío. FLICKR/basheertome

Los vinos blancos son un perfecto aperitivo. La costumbre es maridarlos con pescados y mariscos, pero también los hay que se defienden con la carne o la pasta. En nuestro país son muchos los vinos blancos de calidad. Estas son sólo cinco buenas propuestas.

Finca Montico Marqués de Riscal
Marqués de Riscal elabora este vino de la D.O. Rueda con uvas 100% verdejo y todos  los aromas de la tierra. En copa es amarillo verdoso y entre sus aromas despuntan el hinojo, las finas hierbas, las peras y el melocotón. Armoniza a la perfección con el jamón y las carnes blancas, al tiempo que es ideal para pescados y mariscos.

Fino de Bodegas Tradición
Los finos no suelen superar los 6 años de crianza, pero esta bodega ha apostado por mantenerlos entre 12 y 14 años bajo velo de flor. Este vino elaborado con uva palomino es untuoso en boca, con repuntes salinos, fresco y con un final amargo. A la hora de comer, combina muy bien con gambas o percebes.

Fillaboa Blanco
En las Rias Baixas se realiza este albariño de color amarillo pajizo brillante, transparente y cristalino. Los aromas a piña, manzana y cítricos se enfrentan al de yogurt, que también está presente. Va muy bien con ahumados, sushi y foie.

Manzanilla Sacristía
Se trata de la manzanilla “perfecta” de la bodega Antonio Barbadillo. Se embotella en rama, es decir, sin ningún tipo de manipulación química y sin filtrar. Su color se acerca al oro viejo y sus aromas recuerdan a las almendras o la bollería. Ideal para degustar junto a un buen jamón ibérico.

Txakoli Gorka Izagirre
Eneko Atxa elabora el txakoli que se sirve en su casa, el restaurante Azurmendi. De color amarillo pajizo con reflejos verdes, en nariz aparecen manzana, helechos y un toque cítrico. Del dulzor al amargor, es un blanco versátil que puede llegar al postre.

Fuente: Guía Repsol. Rutas, mapas, restaurantes … ¡Planifica con nosotros tu viaje!