Compras
El Portal del Ángel de Barcelona, una de las vías comerciales más populares, en un día de lluvia. ACN

El líder del PP en el Ayuntamiento de Barcelona, Alberto Fernández, ha anunciado este miércoles que ha llegado a un acuerdo con el alcalde, Xavier Trias, por el que permitirían la apertura de comercios por zonas los domingos hasta el 15 de septiembre de 10.00 a 18.00 horas.

En rueda de prensa, ha remarcado que el acuerdo —que deberá aprobarse en el pleno del viernes 27 de junio— contempla la apertura en este horario y este período sólo en determinadas zonas turísticas, situadas principalmente en los barrios de los distritos de Ciutat Vella, el Eixample y Gràcia, y también los barrios de Sants, Poble Sec y Hostalfrancs.

Muchas grandes superficies comerciales no podrán abrir al no estar situadas en los distritos elegidosLa propuesta que presentó el Gobierno municipal y que fue rechazada por toda la oposición contemplaba la apertura los domingos y festivos de julio y agosto de 10.00 a 14.00 horas en toda Barcelona.

Fernández ha asegurado que el acuerdo cuenta con el "consenso con el sector turístico y comercial", y ha destacado que defiende el modelo de comercio de proximidad porque la mayoría de las grandes superficies comerciales no podrán abrir al no estar situadas en los distritos donde se permitirá la apertura.

"Este es un acuerdo para salvar la temporada, y es un punto de equilibrio", ha resaltado, y ha asegurado que después del verano evaluarán los resultados de la medida.

Ha asegurado que permitir la apertura de 10.00 a 18.00 horas —en lugar que de 10.00 a 14.00— "favorecerá la contratación" al tratarse de una jornada laboral completa de ocho horas.

Turistas Vs ciudadanos

La concejal de ICV-EUiA en el Ayuntamiento Isabel Ribas, quien ha conocido el acuerdo cuando el líder popular lo ha presentado a la prensa, ha criticado el acuerdo porque "vuelve a poner el turismo por encima del ciudadano". Ha añadido que permitir la apertura de 10.00 a 18.00 horas los domingos de verano "empeora las condiciones de trabajo" y dificulta la conciliación laboral y familiar.

Estamos ante el principio del fin del modelo de comercioEl líder de UpB, Jordi Portabella (ERC), también ha criticado el pacto porque "debilitará el modelo de ciudad" y entiende que es precisamente el modelo de ciudad lo que genera atracción turística y comercial, por lo que la medida provocará que también "se debilite el marco que los atrae".

"Estamos ante el principio del fin del modelo de comercio", ha lamentado, y ha criticado que el hecho de permitir la apertura sólo en determinadas zonas fracciona la ciudad y discrimina a los ciudadanos en función del barrio donde viven.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.