La secretaria general de UGT en Cantabria, María Jesús Cedrún, ve "posibilidades de alcanzar un acuerdo de futuro para Sniace", aunque para ello considera "imprescindible no cargar en el plan laboral todos los costes de la puesta en marcha de las fábricas y que la dirección presente de una vez por todas un plan de viabilidad creíble para los administradores concursales y los acreedores".

"Creemos que es posible el acuerdo en el plan laboral", pero "como siempre uno de nuestros mayores enemigos es el tiempo disponible hasta que el 3 de julio se celebre el juicio sobre el ERE de extinción aplicado en su momento", ha señalado Cedrún a preguntas de los medios de comunicación en la rueda de prensa previa al Comité Regional de UGT.

La sindicalista ha destacado que para el juicio de la Audiencia Nacional "tiene que haber ya un plan laboral y de viabilidad". "Si no hay un acuerdo previo, pase lo que pase en un posible juicio en la Audiencia Nacional es malo", ha señalado.

En este sentido, ha señalado que si la sentencia dice que la extinción de los puestos de trabajo es adecuada a la ley quedará por delante el proceso judicial de las demandas individuales de los trabajadores y, si por el contrario, lo que decide la Audiencia es que son los trabajadores los que tienen la razón, "eso implicará la liquidación de la empresa".

A preguntas de los periodistas con motivo de la reunión que tienen este miércoles la empresa, los sindicatos y la Seguridad Social para tratar la deuda de Sniace con el organismo público, Cedrún ha afirmado que "lo deseable es transformar el expediente de despido en uno de suspensión porque con ello se pasaría de tener que pagar el 100% al 50% de las cuotas a la Seguridad Social".

"En todo caso, aunque son varios los temas a resolver, el objetivo es que la Junta de Acreedores de luz verde a un plan de futuro que incluya un plan laboral y de viabilidad creíbles", concluyó Cedrún.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.