El vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda, ha garantizado a Agustín Hernández que contará con la "colaboración" del Gobierno gallego en su "nueva etapa" al frente de la Alcaldía de Santiago, donde relevará a Ángel Currás, tras un proceso que se cerrará en breve, después del pleno de este miércoles en el que renunciarán los siete ediles inhabilitados y de Rebeca Domínguez.

Tras el pleno que albergará el Pazo de Raxoi, la documentación de las dimisiones de los ediles inhabilitados tras ser condenados por prevaricación y de la de Domínguez, la notificación de los miembros de la lista popular que renuncian a entrar en el Consistorio, y la propuesta de equipo de Hernández se remitirán de inmediato a la junta electoral.

La previsión es que esta se pronuncie con rapidez y que Hernández pueda ser ya investido alcalde en diez días a más tardar. Previamente, recibidas las nuevas credenciales, Currás habrá renunciado formalmente al bastón de mando de la ciudad, aunque por el momento no ha concretado en qué momento abandonará el Pazo de Raxoi.

En declaraciones a los medios, Rueda ha apuntado que Hernández ya manifestó que "deja con pena su cargo", aunque "acomete con muchísima ilusión las nuevas tareas", al tiempo que le ha deseado "éxito", con el deseo de que tenga la "colaboración" de "todo el mundo". "Desde luego el de la Xunta lo va a tener", ha comprometido.

Después de una etapa "ciertamente complicada", el vicepresidente gallego y número dos del PPdeG ha subrayado que "ahora tienen que empezar a llegar buenas noticias" desde el punto de vista del gobierno local y ha agregado que, para ello, la receta será "trabajo diario, trabajo duro en circunstancias nada fáciles".

En cualquier caso, ha dado por hecho que los ciudadanos irán notando "poco a poco" la labor de Hernández y de su equipo, con una mayoría de nuevos concejales que no fueron elegidos en la lista popular, a excepción de él mismo y de la diputada Marta González, que concurría en el puesto 24 de la candidatura que Gerardo Conde Roa encabezó en 2011.

Críticas de la oposición

En cuanto a las críticas de los rivales políticos del PP a los nuevos ediles, ha señalado que, "por lo menos una parte de la oposición" las hace para que "no se hable demasiado del proceso abierto para la elección de su líder y de las críticas que se están haciendo entre ellos". Aunque no lo mencionó expresamente, se refería a la polémica sobre el supuesto inflado del censo del PSOE local.

Dicho esto, ha advertido que la oposición "sabe perfectamente" que Santiago atravesó "una situación muy complicada" y que el planteamiento que se hizo al diseñar el nuevo gobierno, con Hernández al frente, fue "intentar hacerlo lo mejor posible".

"Si los miembros de la oposición son responsables, que deberían serlo, lo que tienen que hacer es una labor opositora para intentar que el gobierno acierte por el bien de los ciudadanos. Pero el tiempo dirá y los ciudadanos tomarán nota de lo que hagan unos y otros", ha concluido.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.