El Etna entra en erupción de nuevo. El volcán más activo de Europa ha registrado en las últimas horas continuas explosiones y emisiones de ceniza acompañadas de pequeñas cantidades de lava que se deslizan por la cara este del volcán, hacia un valle desértico.

El Etna se encuentra en la costa de Sicilia (Italia), muy cerca de ciudades como Mesina y Catania. Sin embargo, ninguna de las poblaciones cercanas está en riesgo. El espacio aéreo que rodea al Etna está cerrado como consecuencia de la ceniza expulsada por el volcán, aunque la actividad de los aeropuertos cercanos se desarrolla con normalidad, según ha informado el periódico italiano La Repubblica.
La actividad en aeropuertos cercanos se desarrolla con normalidad
La erupción llega en el inicio de un periodo de gran actividad turística en la zona, por lo que las cenizas o la intranquilidad generada por la erupción podría tener malas consecuencias para el sector. Prever cómo se desarrollará la actividad volcánica resulta casi imposible según alerta el italiano Instituto Nacional de Geofísica y Vulcanología, por lo que las próximas horas son de vital importancia.

El Etna es un volcán muy activo y en los tres últimos años ha registrado más de 20 erupciones, aunque ninguna de ellas de gravedad.