Virus del sida, VIH
Virus del sida, VIH. WIKIMEDIA COMMONS

La Audiencia de Cantabria juzgará el próximo miércoles a un hombre para el que la Fiscalía pide una pena de nueve años y tres meses de cárcel, acusado de transmitir el virus del VIH a quien entonces era su pareja, ya que mantuvieron relaciones sin protección y no le advirtió de ello.

El Ministerio Público acusa a este hombre de un delito de lesiones agravadas, y además de la pena de cárcel, solicita que se le condene a indemnizar a la mujer con 60.000 euros.

En el escrito de calificaciones, el Ministerio Fiscal explica que al acusado le fue diagnosticado que era portador del virus del VIH en 2000.

En 2007 inició una relación sentimental con la mujer, con la que comenzó a convivir tres años más tarde y a quien, según la Fiscalía, "ocultó en todo momento" que era portador del virus.

El Ministerio Público añade que los dos mantuvieron relaciones sexuales sin utilizar ningún método de protección profiláctica, en el caso del acusado "a sabiendas del riesgo de transmisión de la enfermedad" para su pareja.

Agravante de parentesco

En marzo de 2011, de acuerdo con el escrito de la Fiscalía, se le diagnosticó a la mujer que también era portadora del virus del VIH, que le contagió el acusado.

La relación siguió hasta abril de 2012, y ahora la mujer también ejerce la acusación en este proceso La relación siguió hasta abril de 2012, y ahora la mujer también ejerce la acusación en este proceso.

La Fiscalía entiende que los hechos deben tipificarse como un delito de lesiones agravadas, con la agravante de parentesco.

Destaca que la mujer se encuentra sometida a tratamiento farmacológico con antirretrovirales, que ha de continuar de forma crónica para atajar la evolución natural del SIDA, que de otro modo derivaría en la muerte.

Agrega que el tratamiento con antirretrovirales conlleva efectos secundarios como fatiga, náuseas, vómitos, diarreas, lipodistrofia y patología ósea.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.