David Cameron
El primer ministro británico, David Cameron. EFE

El primer ministro británico, David Cameron, se ha opuerto este viernes abiertamente a la elección de Jean Claude Juncker como presidente de la Comisión Europea (CE) y ha recordado, en un artículo para el diario alemán Süddeutsche Zeitung, que ningún votante eligió al luxemburgués en las recientes elecciones europeas.

En su artículo, Cameron defiende la autonomía del Consejo Europeo para definir el candidato a la presidencia de la CE y acusa al Parlamento Europeo (PE) de estar tergiversando los tratados al querer, no sólo votar el candidato, sino definirlo de antemano.

"Según los tratados, a los jefes de Gobierno les corresponde sugerir al candidato a la presidencia de la CE, para lo cual deben considerar el resultado de las elecciones europeas. Luego los diputados del PE deben votar ese candidato en votación secreta", dice el primer ministro británico.

No cita en su artículo a la canciller alemana, Angela Merkel, quien, ante las reticencias británicas, ha defendido en público la candidatura de Juncker con la argumentación que precisamente rebate Cameron en su escrito.

David Cameron acusa al Parlamento Europeo de estar tergiversando los tratados"Ahora algunos miembros del PE se han inventado un procedimiento en el que escogen y eligen al candidato. Los grandes grupos parlamentarios se presentaron a las elecciones con candidatos a la presidencia de la CE y acordaron entre bambalinas apoyar juntos al candidato del partido más votado", agrega Cameron. El gobernante británico subraya que ese procedimiento nunca fue aprobado por el Consejo Europeo, ni fue ratificado nunca por los parlamentos nacionales.

"Sin embargo, sus partidarios sostienen que los ciudadanos de Europa han votado y se pronunciaron claramente por Jean Claude Juncker como presidente de la CE y que sería antidemocrático proponer otro candidato", dice.

Tras aclarar que no tiene nada personal contra Juncker, Cameron califica la anterior argumentación de "absurda" y dice que los electores no fueron a las urnas a elegir al presidente de la CE sino a sus representantes en la Eurocámara.

"Jean Claude Juncker no estaba en ninguna parte en las papeletas electorales. Ni siquiera en Alemania —donde la idea de los candidatos tuvo más difusión— más de un 15% de la población sabía que Juncker era candidato. Los ciudadanos que fueron a votar querían elegir sus eurodiputados, no al presidente de la CE", añade.

Juncker fue el candidato a la presidencia de la CE del Partido Popular Europeo, el más votado en los comicios del 25 de mayo y al que no pertenecen los conservadores británicos de David Cameron.

Almunia solo habla de la UE

El comisario europeo de la competitividad y vicepresidente de la Comisión, Joaquín Almunia, cree que el luxemburgués será elegido presidente de la institución, pese a la oposición de Reino Unido. En una conferencia organizada en Bilbao por Alumni La Comercial, de la Universidad de Deusto, Almunia ha precisado, sin embargo, que "tampoco se quiere dejar aislado" al mandatario británico.

En su intervención, el exministro socialista se ha referido únicamente a los comicios europeos y a asuntos relacionados con la UE, y ha rechazado pronunciarse sobre el proceso de renovación que atraviesa su partido tras la renuncia de Alfredo Pérez Rubalcaba a seguir como secretario general.

Sí se ha referido a tendencias independentistas que se viven en Europa, tanto en Escocia como en Cataluña o Euskadi, y tras opinar que "es mejor unirse que separarse", ha mantenido que "todo se puede resolver con diálogo y negociación".