La Casa del Rey, Presidencia del Gobierno y el Congreso de los Diputados están ultimando los detalles de la ceremonia de proclamación que se vivirá el próximo jueves 19 en la Carrera de San Jerónimo, sede de la Cámara Baja. El acto comenzará a las 10.30 h. Don Felipe llegará esa mañana al Parlamento oficialmente como rey, ya que su padre firmará el miércoles 18 a las seis de la tarde en el Palacio Real la Ley Orgánica por la que se hace efectiva su abdicación, aprobada ya por una amplia mayoría de los diputados. Esta entrará en vigor a las 00.00 horas del jueves, momento en el que el príncipe pasará a ser el nuevo monarca y la infanta Leonor se convertirá en princesa de Asturias. Se espera que la ceremonia de proclamación sea solemne, pero sobria, sin grandes fastos y con alguna diferencia a la que protagonizó su padre, Juan Carlos I, el 22 de noviembre de 1975. Expertos consultados por 20minutos han intentado dar respuesta a muchas incógnitas de esa jornada, para la que se han acreditado un millar de periodistas de 24 países y 140 medios.

¿Habrá coronación?

No. "Desde hace 500 años el acto de ceñir la corona ya no se realiza", explica José Luis Sampedro, vicepresidente de la Asociación de Diplomados en Genealogía, Heráldica y Nobiliaria. No obstante, una corona de plata sobredorada, de aproximadamente un kilo y fabricada en 1775, y un bastón de mando de 68 centímetros convertido en cetro y recubierto de una rica filigrana y esmaltes verde azulados, estarán presentes en el acto, reposando en un cojín junto al estrado donde el nuevo rey jurará el cargo. La corona no está hecha para ser "ceñida", explica Álvaro Soler, jefe del Departamento de Conservación de Patrimonio Nacional, ya que su tamaño "muchísimo mayor de lo normal" se debe precisamente a su "carácter ceremonial", no para que el rey sea coronado sino para exhibir dicho símbolo en su proclamación.

¿Jurará o prometerá el cargo?

No se sabe aún que fórmula utilizara el futuro monarca, aunque seguramente jurará el cargo. "Ya no hay súbditos, sino ciudadanos, por lo que el rey solo tiene que hacer un juramento que consta de dos partes: respeto a la Constitución y a las leyes, y respeto a los derechos de las Comunidades Autónomas", señala Sampedro. "El juramento se hace ante Dios, la promesa ante la conciencia y el honor. Cualquiera de las dos fórmulas son válidas".

¿Habrá algún elemento religioso?

España es un Estado aconfesional, luego lo lógico es que no haya ningún elemento religioso, ni siquiera el crucifijo que sí presidió la ceremonia en 1975 de Juan Carlos I. Aunque es posible que haya una Biblia junto a la Constitución, que estará abierta por la página del Título II relativo a la Corona.

¿Quién presidirá el acto?

El presidente del Congreso, Jesús Posada, como presidente de las Cortes. Es quien pronunciará unas palabras, tomará juramento al nuevo monarca y luego lo proclamará rey con el nombre elegido por Felipe. "Es probable que tras proclamarlo el presidente grite el clásico 'viva el rey' y después suene el himno nacional, grabado o con orquesta", explica Sampedro. "Después vendrá el discurso del nuevo rey, breve pero cargado de mensajes". Hasta el tiempo del himno nacional está medido, señala Carlos Fuente, director del Instituto de Protocolo de la Universidad Camilo José Cela. "57 segundos en versión larga. Será una ceremonia de gestos y símbolos, muy estudiados, que marcarán el estilo de reinado del nuevo rey"

¿Cómo se colocarán los invitados?

El Congreso está en obras para que el estrado donde hablan los diputados se convierta en una especie de escenario. Habrá dos sillas centrales, para Felipe y Letizia. A su izquierda estarán sus hijas y a su derecha los presidentes del Congreso y el Senado. "Lo más probable es que detrás, en una segunda línea, estén los miembros de las Mesas del Congreso y el Senado", los órganos de Gobierno de ambas cámaras, explica Fuente. No están previstos en ese estrado la presencia de personalidad religiosas y militares, como sí estuvieron presentes en la proclamación de Juan Carlos I. Se ha especulado con la posible ubicación del presidente del Gobierno junto a las infantas (como ocurrió en la jura del Príncipe en 1986), pero en esta ocasión carecería de sentido que en un pleno oficial de sesión conjunta de las Cortes el máximo representante del Ejecutivo no estuviera en su escaño. Fuentes oficiales aseguran que se está valorando el espacio que habrá en la tribuna para ver qué familiares de la nueva reina podrían estar en ella.

Proclamación de Juan Carlos I en noviembre de 1975 en el Congreso de los Diputados.

¿Cómo vestirá Felipe?

Irá vestido de militar. Antes de llegar al Congreso su padre el rey Juan Carlos le impondrá el fajín de capitán general. En este acto, sin discursos, estarán presentes representantes del Ministerio de Defensa: el ministro, el jefe del Estado Mayor de la Defensa o ambos. Luego, en la ceremonia en el Congreso Felipe vestirá el uniforme de gala del Ejército de Tierra. "Yo creo que un uniforme militar sería un error. En su primera fotografía pública como rey debe vestir de civil. Con traje y corbata y Letizia de traje corto. La solemnidad no tiene nada que ver con la etiqueta. E ir de chaqué tendría una mala lectura social", argumenta Carlos Fuente. En 1986, por ejemplo, cuando un joven Príncipe de Asturias juró como heredero lo hizo con etiqueta civil (vestido de chaqué), sin referencia religiosa alguna (ni crucifijo, ni Biblia) y con un discurso al inicio del acto a cargo del presidente del Congreso, entonces Gregorio Peces Barba.

¿Cuál será el papel de la princesa Letizia?

Acompañar a su marido en un acto tan importante. No deberá jurar su cargo ni leer ningún discurso. "Ella es automáticamente reina de España cuando su marido sea proclamado rey. Todo esto ya está regulado por un real decreto de 1987 sobre honores y tratamiento de la Familia Real", matiza Sampedro.

¿Acudirán los actuales reyes al acto de Felipe?

La Casa del Rey anunció el jueves que Juan Carlos I no acudirá a la proclamación de su hijo. Tampoco estará la infanta Cristina, hermana menor de Felipe. "No querrá restar protagonismo a su hijo. El rey Felipe VI acude a las Cortes a jurar y a ser proclamado, no para simbolizar el relevo", señala Carlos Fuente. Quienes sí estarán serán la madre del futuro rey, la reina Sofía, y su hermana mayor, la infanta Elena, que al parecer ambas estarán en el estrado principal junto a Letizia y sus nietas, las infantas Leonor y Sofía. También acudirán al acto las hermanas de don Juan Carlos, las infantas Pilar y Margarita. No obstante, la ausencia de Juan Carlos I será compensada con su participación en el saludo que los nuevos reyes protagonizarán desde los balcones del Palacio Real al finalizar la ceremonia.

¿Habrá invitados de otras casas reales?

No está prevista su asistencia. El Congreso de los Diputados tiene una capacidad limitada y la Casa del Rey y Presidencia del Gobierno trabajan a día de hoy con la lista de invitados. Habrá una importante representación de dirigentes autonómicos. El presidente catalán, Artur Mas, ya ha confirmado su asistencia. También el lehendakari, Iñigo Urkullu. Los diputados de la Izquierda Plural, conformado por Izquierda Unida, ICV y la Chunta Aragonesista, no asistirán al acto. Tampoco estarán presentes los diputados del grupo Mixto de ERC, BNG, Compromís-Equo, Geroa bai y Amaiur.

¿Con qué nombre se proclamará rey?

No se ha hecho oficial, aunque todo parece indicar que será Felipe VI. "Creo que Felipe Juan I o Juan Felipe I sería más inteligente para no herir sensibilidades históricas y como homenaje a su padre. Hay que tener en cuenta que el primer Felipe fue Felipe I solo en Castilla", concluye José Luis Sampedro. Por tanto hay una descompensación entre los soberanos de ambas coronas. Felipe sería VI en Castilla, pero el quinto monarca con este nombre en Aragón.

¿Habrá paseo por las calles de Madrid tras la proclamación?

Sí. Tras su proclamación en el Congreso está previsto que el nuevo rey haga un recorrido por las calles de Madrid desde el Parlamento hasta el Palacio Real, trayecto que se estima que dure unos 45 minutos. El itinerario está prácticamente decidido: los nuevos monarcas abandonaran el Congreso en dirección al Paseo del Prado, subirán hasta la Plaza de Cibeles y desde ahí se dirigirán al Palacio Real circulando por Gran Vía. Lo que aún no se ha determinado es si el coche, un Rolls-Royce escoltado por la Guardia Real a caballo, irá cubierto o no. El todavía príncipe prefiere hacer este paseo en coche descubierto, según adelanta el diario El País, pero fuentes oficiales avanzan que "a día de hoy", por motivos de seguridad, gana fuerza la opción de que no sea así. La Policía ha movilizado en torno a 1.900 antidisturbios traídos desde distintos puntos de España que estarán completamente desplegados desde el día 16 hasta el día 20 en la capital. La famosa calle Mayor de la capital no formará parte de ningún recorrido. Zarzuela quiere evitar que los nuevos reyes de España pasen por delante del número 84 de esa vía, el mismo punto en el que en 1906 el anarquista Mateo Morral quiso atentar contra los reyes Alfonso XIII y Victoria Eugenia.

¿Qué medidas de seguridad habrá?

El Ministerio del Interior perfila los detalles del despliegue de seguridad, cuya responsabilidad recaerá al 80% en el Cuerpo Nacional de Policía y el resto en la Guardia Civil, la Policía Municipal y el Centro Nacional de Inteligencia (CNI). Ese día se cerrará el espacio aéreo de Madrid. En esta ocasión hay una novedad destacable: será activada la alerta contra el cibercrimen para evitar que una organización criminal pueda intentar boicotear o atacar algún sistema informático de infraestructuras básicas. Está previsto que en todo el operativo participen 4.300 policías nacionales y 2.672 guardias civiles. El momento más delicado será el recorrido de Felipe y Letizia desde La Zarzuela hasta las Cortes y después desde las Cortes hasta el Palacio Real, donde después ofrecerán una recepción. Además, el nivel de alerta terrorista se ha elevado del nivel 2 al 3 (hay hasta 4 niveles). El dispositivo de seguridad, los casi 7.000 agentes mencionados, es superior a otros operativos preparados en manifestaciones como las Marchas de la Dignidad del pasado mes de marzo (1.650 antidisturbios) o en el primer aniversario del 15-M en 2012 (unos 2.000 agentes). Sin embargo, sí es inferior al preparado con motivo de la visita del papa Benedicto XVI en agosto de 2011 para la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), que contó con más de 10.000 agentes y la propia boda de don Felipe y doña Leitiza en mayo de 2004, que dispuso de unos 10.000 efectivos.

¿Qué otros actos habrá en la ceremonia?

Está previsto también que a la llegada de Felipe y Letizia al Congreso se realice una pequeña parada militar para recibir a los futuros reyes. Cuando concluya el acto, antes de que la comitiva real se traslade al Palacio Real para la recepción, habrá un desfile de unidades militares que rindieron honores al monarca en la Carrera de San Jerónimo. Lo que no habrá es la misa conocida como del Espíritu Santo, que en el caso de la proclamación de Juan Carlos I se celebró en la Iglesia de los Jerónimos. Tras el saludo desde el balcón, sobre las 13.00 horas, se celebrará una recepción en el Palacio a la que asistirán unos 2.000 invitados. Los nuevos reyes los saludarán a todos uno a uno. La lista se está elaborando, según fuentes oficiales, que sí apuntan que no solo se invitará a políticos, sino también a "miembros de la sociedad civil y cultural". La Casa Real sí ha informado que los nuevos reyes utilizarán los meses de julio y agosto para desarrollar viajes de presentación dentro de España y por otros países. La primera visita al extranjero será al Vaticano.

¿Hay algún acto a favor de la república programado ese día?

La Coordinadora Republicana de Madrid había convocado una manifestación a favor de la república, que finalmente la Delegación del Gobierno en Madrid la ha prohibido al entender que "resulta incompatible con las medidas que se han de establecer para dar cobertura de seguridad de los actos que tendrán lugar con motivo de la proclamación del Príncipe de Asturias como Rey de España".

Encuesta

¿Ha hecho bien el rey presentando su abdicación?

Sí, no está en las mejores condiciones para ser rey.
55,9 % (4407 votos)
No, debería haber aguantado más.
5,23 % (412 votos)
Debería haber considerado otras opciones, como una consulta popular.
38,88 % (3065 votos)
Encuesta

¿Hay que hacer ahora un referéndum para que los españoles opten entre monarquía parlamentaria o república?

Sí. Es el momento más adecuado para elegir.
67,07 % (23329 votos)
No. La monarquía debe continuar.
22,25 % (7739 votos)
Hay que plantear el referéndum, pero no en este momento.
10,68 % (3715 votos)