Interior cerrará el espacio aéreo y eleva la alerta antiterrorista por la proclamación del rey Felipe VI

El príncipe de Asturias, futuro rey Felipe VI.
El príncipe de Asturias, futuro rey Felipe VI.
EFE

El Ministerio del Interior ha elevado el nivel de alerta antiterrorista del 2 actual al 3 por la proclamación, el próximo jueves 19 de junio, del rey Felipe VI y restringirá el espacio aéreo durante los actos.

Según informa este departamento, se ha cursado una instrucción a la Policía, la Guardia Civil y a los delegados del Gobierno con el "amplio" dispositivo de seguridad que se desplegará con motivo de ese evento. Entre las medidas de este exhaustivo despliegue, que será coordinado por un centro de mando desde la Secretaría de Estado de Seguridad, destacan la modificación de la actual alerta antiterrorista, dentro de la revisión rutinaria que se realiza en acontecimientos de estas características.

De los cuatro niveles del plan de prevención y protección antiterrorista que se puso en marcha el 9 de marzo de 2005, el nivel 3 supone la activación de las unidades especiales de intervención y reserva de las fuerzas de seguridad del Estado y su participación en la vigilancia de los lugares de afluencia masiva de personas y en la protección de las infraestructuras críticas. Una misión que en un nivel de alerta 2 la desarrollan exclusivamente las unidades de seguridad ciudadana.

Pero además, en el nivel 3 se prevé la posibilidad de restringir el acceso a infraestructuras críticas, como aeropuertos o centrales nucleares, que se puedan ver amenazadas.

La decisión de modificar el nivel de alerta responde, según Interior, "única y exclusivamente a la conveniencia de dar una respuesta proporcionada desde el ámbito de la seguridad a la celebración de un acontecimiento de un marcado significado", como es el del próximo día 19. De hecho, fuentes del departamento que dirige Jorge Fernández Díaz señalan que no existe ninguna amenaza "extraordinaria" que puedan afectar a la seguridad de los actos de proclamación.

Con la colaboración de las fuerzas armadas, la instrucción de Interior establece un sistema de restricción y control del espacio aéreo y un dispositivo de protección específico sobre las infraestructuras que garantizan el normal funcionamiento de los servicios esenciales para el acto. Además de los controles de tráfico en los accesos a Madrid, se activarán dispositivos especiales para proteger el Congreso de los Diputados —donde se celebrará la proclamación—, el Palacio Real y los itinerarios de desplazamiento de la comitiva real y del resto de asistentes.

Interior no ha cifrado, de momento, el número de agentes que intervendrán en la seguridad del evento. La Dirección General de la Policía baraja movilizar en torno a 1.900 antidisturbios desde distintos puntos de España que estarán completamente desplegados desde el día 16 hasta el día 20. Son un total de 38 grupos (integrado por 50 efectivos cada uno), 21 de ellos llegados de fuera de Madrid, que actuarán junto a los 12 de la Primera UIP y los cinco de la Unidad Central de Intervención.

Fuentes del ministerio han precisado que el despliegue policial será similar al que tuvo lugar hace diez años con motivo de la boda de los príncipes de Asturias en Madrid, si bien para entonces se cerró el espacio Schengen (que permite la libre circulación de ciudadanos entre los 15 países europeos signatarios del acuerdo) y se restablecieron durante unos días los controles en la frontera. Para esta ocasión no se contempla esa medida. La boda de don Felipe y doña Letizia se celebró en mayo de 2004, apenas unos meses después de los atentados del 11-M.

Fuentes policiales han asegurado que los servicios de Información están especialmente vigilantes ante cualquier movimiento de los grupos anarquistas para evitar cualquier acción, toda vez que sería el único tipo de terrorismo que, en principio, podría estar dispuesto a actuar con motivo de la proclamación del nuevo rey. Precisamente este jueves el director general de la Policía, Ignacio Cosidó, ha asegurado que existe la posibilidad de que atentados de corte anarquista como el de la Basílica de El Pilar, en Zaragoza, puedan repetirse, por lo que los agentes especializados están en alerta.

Desde el centro de mando, el CEMAN, una mesa de inteligencia será la encargada de centralizar toda la información disponible y será el secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, quien lo presida, acompañado por los responsables operativos de la Policía Nacional y la Guardia Civil. La instrucción que firma el propio Martínez establece las directrices generales para la coordinación de esos dos cuerpos con las policías locales y autonómicas y recoge las medidas necesarias para reforzar la actuación de las fuerzas de seguridad en tres ámbitos geográficos: nacional, Comunidad de Madrid y provincias limítrofes, y la capital.

El acto, por la mañana y sin don Juan Carlos

El acto de proclamación de Felipe VI comenzará en el Congreso de los Diputados entre las diez y media y las once de la mañana, el próximo jueves, día 19 de junio, según ha avanzado el presidente de la Cámara, Jesús Posada. El Congreso ya está en obras para tenerlo preparado de cara a ese día.

La casa real ha indicado que don Juan Carlos no estará en el solemne acto de proclamación de su hijo como nuevo rey de España, pero sí le acompañará después en el saludo que Felipe VI y la nueva reina Letizia dirigirán a los ciudadanos desde el balcón principal del Palacio de Oriente, una vez que lleguen allí tras el recorrido por las calles de Madrid

El futuro rey Felipe VI será jefe de Estado desde las 00.00 horas del 19 de junio, es decir, desde el momento en que entre en vigor la ley de abdicación que habrá sancionado su padre, Juan Carlos I, la tarde del día 18, en un acto en el Palacio Real a partir de las 18.00 horas, según han informado fuentes oficiales. De este modo, él y Doña Letizia ya serán reyes cuando entren el 19 de junio en el Congreso de los Diputados para el acto de proclamación.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento