El reciclaje subió el año pasado en Tenerife un 53% hasta las 29.743 toneladas de envases, con una cifra de impropios —residuos depositados de forma incorrecta en el depósito amarillo— del 20%, por debajo de la media nacional (30%).

Por ejemplo, solo en el primer trimestre de 2013, en los contenedores amarillos, el aumento de la recogida ha sido del 10%, y casi del 4% en los azules, lo que demuestra, según el consejero delegado de Ecoembes, Óscar Martín, que los tinerfeños reciclan "más y mejor" porque las cifras suben pese a la bajada del consumo derivada de la crisis económica.

Tenerife dispone en la actualidad de 5.950 contenedores, 3.012 de ellos amarillos para plástico, latas y brik, y 2.938 azules, de papel y cartón. Gracias a esta labor de reciclaje, se ha evitado la emisión de 29.300 toneladas de CO2 a la atmósfera, se ha ahorrado el equivalente al consumo energético anual de El Tanque, o el de agua de Santa Úrsula.

La rueda de prensa de presentación de datos de reciclaje ha servido también para firmar la adhesión del Cabildo de Tenerife al convenio suscrito entre Ecoembes y el Gobierno de Canarias para acometer el reciclaje en los próximo años, lo que implicará una inversión de la empresa de unos 23 millones.

Para el presidente del Cabildo, Carlos Alonso, este convenio es una "pieza esencial" para el desarrollo de la política de residuos de la corporación, que pasa, principalmente, por una mejora de las infraestructuras de la planta de selección de envases de Arico, con una inversión prevista de 3,5 millones, y el aumento de los contenedores en la isla.

Además, ha dicho que van a continuar con las campañas de sensibilización y se va a incidir en el sector turístico, que es un "gran generador" de residuos, por lo que se dará "apoyo técnico" a los hoteles.

Alonso ha avanzado también que, de cara al ciudadano, se va a diseñar una herramienta informática para que sepa cómo funciona el sistema de reciclaje de la isla y adónde va todo el material que deposita en los contenedores, lo mismo que se promoverán "ecodiseños" en las empresas locales para que los envases tengan mejores usos en el futuro.