Central nuclear de Garoña
Exterior de la central nuclear de Santa María de Garoña, en una imagen de 2009. Enrique Truchuelo / EFE

El PP vasco intentará que su rechazo a la reapertura de la central de Garoña (Burgos) sea tenido en cuenta por el partido a nivel nacional y por el Ministerio de Industria, con el fin de que esta instalación nuclear no se vuelva a abrir. Los diez parlamentarios del grupo popular en la Cámara de Vitoria han votado este jueves por primera vez a favor del cierre definitivo de Garoña, una instalación ubicada a unos 50 kilómetros de Vitoria-Gasteiz.

Garoña es una instalación nuclear ubicada a unos 50 kilómetros de Vitoria-Gasteiz

El alcalde de Vitoria, Javier Maroto, siempre ha mantenido esta postura y en más de una ocasión ha roto la disciplina de voto de su grupo cuando se ha debatido este asunto en el Parlamento Vasco. En la tarde de este jueves, el portavoz del grupo, Borja Sémper, ha comparecido ante los medios de comunicación para explicar el cambio de su partido, que ha definido como una "evolución".

Ha explicado que se han unido al "sentir mayoritario" de la Cámara y de la población alavesa después de "intensos" debates en el seno del grupo parlamentario y del partido, en los que han pesado mucho las opiniones del alcalde de Vitoria, Javier Maroto, y del diputado general de Álava, Javier de Andrés, que según ha dicho comparte este cambio de postura.

"Mucho tiempo reflexionando"

A preguntas de los periodistas, Sémper ha explicado que llevan "mucho tiempo reflexionando sobre el futuro de Garoña y sobre su idoneidad". También ha indicado que ha influido mucho el deseo de la presidenta del PP vasco, Arantza Quiroga, de que "el partido se adecúe a la situación actual", y ha dicho que "a partir de esta misma tarde, Quiroga hará todo lo que esté en su mano para intentar condicionar la posición futura del Ministerio de Industria sobre Garoña".

El PP vasco rechaza que el cambio de postura tenga relación con los resultados de las EuropeasSémper ha afirmado que el rechazo del PP vasco a la reapertura de Garoña no había sido comunicado previamente ni al PP a nivel nacional ni al Gobierno, sino que Quiroga lo hará a partir de ahora. Sémper ha negado que los resultados de las elecciones europeas hayan tenido algún efecto en este cambio de posición y ha considerado que si fuera una cuestión de "cálculo electoral" se habría adoptado antes.

Ha indicado que el PP vasco no quiere "más períodos de incertidumbre sobre Garoña" y, preguntado sobre si cree que la central es peligrosa, ha explicado que si el alcalde de Vitoria y el diputado general de Álava creen que el cierre es mejor para Álava, el PP vasco es sensible a ello. "Ante la duda, hemos preferido zanjar el debate y posicionarnos en contra", ha agregado Sémper, quien ha dicho que "no estaría mal que se empezara a ver en la política vasca que los partidos cambian sus posiciones después de reflexiones y debates".