Una veintena de vecinos del distrito madrileño de Chamberí se concentraron hoy en el parque Santander para denunciar la instalación de un minicampo de entrenamiento de golf y otros equipamientos deportivos que la Comunidad de Madrid inaugurará próximamente en el Parque Santander, en terrenos del Canal de Isabel II.

Los focos instalados en las grandes torres de los campos deportivos, toda una contaminación visual

Los vecinos que se concentraron, algunos de ellos encadenados, denunciaron que en el Parque Santander los operarios de una de las empresas adjudicatarias de las obras, Soto Once, "han cortado setos centenarios, además de varios árboles y cipreses que no estaban incluidos en el proyecto inicial".

Por otro lado, los manifestantes protestaron por la "contaminación lumínica" de la zona. "Los focos instalados en las grandes torres de los campos deportivos, toda una contaminación visual, además proyectan una intensa luz blanca que invade lumínicamente nuestras viviendas durante las noches de los últimos día, por lo que si esto se mantiene abierta así para su uso habitual, tendremos que denunciarlo ", dijo.

Han convertido 45.000 metros cuadrados en una zona intransitable

Golf y pádel

Además del minicampo de golf de 9 hoyos, y una zona de aprendizaje y ensayo de 100 pues, el portavoz de la Asociación 'El organillo de Chamberí' dijo que estos terrenos se han construido también varios campos de práctica de pádel, un campo de fútbol una cafetería y una tienda de venta de artículos de este deporte. Igualmente, Cruz criticó la utilización de una zona del parque para aparcamiento "para los trabajadores de las obras".

"Han convertido 45.000 metros cuadrados en una zona intransitable. Se han cargado también un helipuerto que trasladaba órganos y enfermos a los hospitales y han recalificado el antiguo campo de futbol de la Avenida Pablo Iglesias para hacer pisos de lujo", protestó María, otra vecina concentrada.