Exludópatas denuncian la falta de límites de la nueva normativa de juego en línea

  • La Asociación Catalana de Adicciones Sociales pide que limite las apuestas, los premios y la publicidad como en el juego presencial.
  • Reprocha al Gobierno que quiera recaudar más impuestos.
  • El riesgo de ludopatía es mayor en el juego en línea que en el presencial.
  • Alerta que los jugadores son más jóvenes que hace dos décadas.
Máquinas tragaperras.
Máquinas tragaperras.
WIKIPEDIA

La Asociación Catalana de Adicciones Sociales (ACENCAS), formada por exludópatas, ha denunciado este miércoles en Barcelona que la nueva orden de regulación de las tragaperras en Internet que impulsa el Ministerio de Hacienda"no marca límites de apuestas, ni en los premios ni en la publicidad".

Según el presidente de ACENCAS, Francesc Perendreu, "está en juego la salud de miles de familias", ya que, considera, "es mucho más peligroso el juego en línea que el presencial, si además no está regulado coherentemente" ya que es de mucho más fácil acceso y facilitan el juego a crédito, cosa que disminuye la percepción de pérdida real de dinero.

Otros argumentos que apunta Perendreu son el hecho de que el ludópata en línea "es invisible", es decir, que no tiene el hándicap de salir a la calle y ser visto y de que esta modalidad permite poder jugar 24 horas del día, los 365 al año sin ningún límite de horario o tiempo.

Por eso, las principales demandas de ACENCAS son que la nueva normativa establezca un máximo de tiempo y dinero en las apuestas del jugador, que no se pueda jugar desde establecimientos físicos y que se limite la cantidad de bote que se pueda ganar.

En este sentido, Francesc Perendreu apunta que se podría estar hablando de botes de ocho, nueve y diez millones de euros, cuando la actual regulación del juego físico establece que el límite de premio sea de 500 euros en máquinas tragaperras, 3.000 en casinos y hasta 5.000 en salones de juego.

"Uno de los alicientes de un ludópata es lo que se llama 'fantasía de recuperación', es decir, un jugador apuesta el máximo de bote ofertado con la impresión de que al ganarlo recuperará lo invertido", ha afirmado el portavoz de ACENCAS, que ha concluido que "si el premio es ilimitado, la fantasía de juego también lo es".

Asimismo, Perendreu ha enfatizado que, sin regulación, este límite puede llegar a ser "infinito" ya que las empresas "van a empezar a competir entre ellas por poner botes más altos con el objetivo de atraer clientes".

La asociación denuncia además que muchas de estas máquinas en línea son gratuitas y tienen el objetivo de "crear una cantera de jugadores" para las empresas de juego ya que, según afirma Perendreu, "están hechas para que ganes y pases a apostar con tarjeta dinero real".

"El juego en línea es especialmente peligroso para los jóvenes", asegura Perendreu, que ha presentado los datos de la asociación, según los cual, hace 24 años la media de edad de los ludópatas era de 45 años y actualmente se marca en los 30. La asociación calcula que solo en Cataluña hay 150.000 personas con problemas con el juego y que de estos, uno de cada tres son jóvenes que juegan por Internet.

Recaudar más impuestos

Según ACENCAS, la motivación del gobierno para aprobar este decreto es la de ingresar más dinero, ya que "el Estado —asegura Perendreu— pretendía recaudar 100 millones de euros en impuestos sobre el juego el año pasado y sólo llegó a 71 millones y el objetivo es incrementar estas ganancias hasta la previsión de 140 millones que se han marcado para 2014".

Perendreu ha denunciado que "el lobby más poderoso del juego es el en línea", ya que, afirma, "es el que mantiene algo que tanto le interesa al Estado como es el fútbol". "Sabemos que hay muchas problemáticas en este momento, pero estamos seguros de que ésta se puede evitar", ha manifestado Perendreu, que ha enfatizado que "no estamos pidiendo que se suprima el juego, sino que se regule coherentemente".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento