Bilingüismo
Señales en Irlanda escritas en inglés y gaélico. WIKIPEDIA/Steve Ford Elliott

Hablar idiomas abre las puertas del mundo y de paso engrasa el cerebro. Una nueva investigación acaba de revelar que el bilingüismo tiene un efecto positivo sobre la cognición en el futuro. Así, las personas que hablan dos o más idiomas, incluso aquellos que adquirieron la segunda lengua en la edad adulta, pueden ralentizar el deterioro cognitivo del envejecimiento.

Se cree que el bilingüismo mejora la cognición y retrasa la demencia en los adultos mayores. Aunque investigaciones anteriores han analizado el impacto de aprender más de un idioma, la pregunta crucial es si las personas mejoran sus funciones cognitivas por aprender nuevos idiomas o si aquellos con mejores funciones cognitivas de base son más propensos a ser bilingües.

Nuestro estudio demuestra que el bilingüismo puede beneficiar al cerebro durante el envejecimiento"Nuestro estudio es el primero en examinar si el aprendizaje de un segundo idioma impacta en el rendimiento cognitivo en el futuro y controla la inteligencia infantil", dice el autor principal, el doctor Thomas Bak, del Centro de Envejecimiento Cognitivo y Epidemiología Cognitiva en la Universidad de Edimburgo (Escocia).

Para el estudio –que publica la revista Annals of Neurology–, los científicos se basaron en datos de 835 hablantes nativos de inglés que han nacido y viven en la zona de Edimburgo. Se les hizo una prueba de inteligencia en 1947 a la edad de 11 años y se les volvió a poner a prueba al inicio de sus 70 años, entre 2008 y 2010.

Un total de 262 dijeron poder comunicarse en al menos un idioma que no fuera el inglés, de los cuales, 195 aprendieron el segundo idioma antes de los 18 años y 65 a partir de esa edad. Los resultados indican que los que hablaban dos o más idiomas tenían significativamente mejores habilidades cognitivas en comparación con lo que se esperaría, estando los mayores efectos en la inteligencia general y la lectura.

Los efectos se detectaron en las personas que aprendieron su segundo idioma de forma temprana así como las que adquirieron esos concomientos más tarde. "Estos resultados son de gran importancia práctica. Millones de personas en todo el mundo aprenden un segundo idioma más tarde en la vida. Nuestro estudio demuestra que el bilingüismo, incluso cuando se adquiere en la edad adulta, puede beneficiar al cerebro durante el envejecimiento", subraya Bak.