Un grupo de indigentes vive en la plaza de Lavapiés, ayer custodiada por la Policía Nacional.(Jorge París)
Un grupo de indigentes vive en la plaza de Lavapiés, ayer custodiada por la Policía Nacional.(Jorge París) Jorge París

"Somos un grupo de jóvenes profesionales que hemos elegido Lavapiés para vivir. Nos gusta mucho el barrio, pero vemos que cada vez va a peor y en lugar de vender nuestras casas y marcharnos hemos decidido pelear por él".

Así explica Juan, periodista de 36 años, el origen de una plataforma vecinal surgida para denunciar "el deterioro" de esta zona.

Portales y comercios amanecieron esta semana empapelados con carteles en los que, bajo el lema 'Lavapiés no pasa'
Portales y comercios amanecieron esta semana empapelados con carteles en los que, bajo el lema 'Lavapiés no pasa', este nuevo movimiento convoca a los vecinos a una concentración mañana en la plaza de Lavapiés.

La principal exigencia del grupo es la erradicación de un punto de venta de droga en la calle Lavapiés, donde desde hace años una veintena de menores marroquíes vende hachís sin esconderse.

Niños que venden droga

Los dueños de la farmacia de esta calle tienen los pasquines de la concentración del sábado sobre el mostrador.

"Sí, la apoyamos", dice la propietaria. La farmacia, una tienda de frutos secos y una carnicería son los más afectados por el menudeo de droga, pues los chavales que trapichean e inhalan pegamento están "todas las tardes" frente a sus comercios.

Nosotros mismos somos dos colombianos, una brasileña... No juzgamos a las personas, sino las actitudes

"Nos han roto la vitrina donde colgamos las guardias para esconder ahí droga", cuenta el farmacéutico, a quien la Policía le dice que no pueden hacer nada por ser menores y pillarles con poco hachís.

Los vecinos que intentan movilizar al barrio exigen "medidas policiales y sociales" para acabar con un mercado de droga, "que trae inseguridad y atracos".

También piden que la plaza de Lavapiés deje de estar "tomada por indigentes" y que los servicios de limpieza incrementen "el riego de calles y la recogida de basuras".

Miedo a un brote de xenofobia

La asociación de vecinos La Corrala no apoya la concentración de mañana. Según su portavoz, Manolo Osuna, temen que se incite un brote xenófobo en el barrio más racialmente diverso de Madrid. La nueva plataforma vecinal se desmarca de todo tinte racista: "Nosotros mismos somos dos colombianos, una brasileña... No juzgamos a las personas, sino las actitudes", contestan.

La Corrala también dice estar buscando con la Comunidad y la Delegación del Gobierno una solución para "los menores marroquíes que están siendo explotados por mafias para vender droga en el barrio".