Agentes de la Policía y la Guardia Civil han detenido a seis personas este viernes en una nueva operación contra una célula acusada de enviar terroristas yihadistas a lugares de conflicto, principalmente a Siria, Mali y Libia, según fuentes de la lucha antiterrorista. Los seis detenidos pasarán el lunes a disposición del juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu, que lleva la investigación.

Los seis detenidos pasarán el lunes a disposición del juez de la Audiencia Nacional Fernando AndreuEntre los detenidos se encuentra el primer yihadista español retornado del conflicto de Mali tras pasar por los campamentos de entrenamiento que tiene allí el Movimiento para la Unicidad y la Yihad en África Occidental (MUJAO).

La red había enviado a, al menos, 26 yihadistas (24 marroquíes y 2 españoles) a los grupos terroristas de Al Qaeda en el Sahel, concretamente al grupo terrorista MUJAO, ha explicado el Ministerio del Interior; todos los seis detenidos tienen la nacionalidad española y residen en la ciudad autónoma.

Entre los 26 yihadistas que la red había enviado —partiendo de Marruecos y de España— a zonas de conflicto se encontrarían dos individuos de nacionalidad española: Zakaria Said Mohamed y Benaissa Laghmouchi Baghdadi, uno de los detenidos. La célula estaba dispuesta además para crear una infraestructura estable en Melilla y Nador con los combatientes que retornan del Sahel y atacar intereses de Marruecos, más que españoles.

Operación aún abierta

El dispositivo se inició esta madrugada, sobre las 4:00 horas y la Guardia Civil ha realizado ocho registros en viviendas de varios puntos de la ciudad autónoma, según Interior. Estos, se han practicado concretamente en barrios periféricos de mayoría musulmana en las calles Los Malvones, Osa Menor y Guatemala

Tres de los presuntos yihadistas se encontraban pescando cuando fueron interceptados. Tras ser localizados y detenidos, fueron conducidos a sus domicilios, ubicados en distintos puntos de la ciudad autónoma, donde se efectuaron los registros. Posteriormente, dos de ellos fueron trasladados a la playa de Horcas Coloradas, donde habían sido detenidos y donde todavía se encontraban estacionados sus vehículos.

La operación policial, que continua abierta, ha recibido el nombre de "Javer" y está siendo desarrollada por agentes de los GRS (Grupos de Reserva y Seguridad) y está dirigida por el Juzgado Central de Instrucción número 4 y la Fiscalía de la Audiencia Nacional.

El pasado mes de marzo las policías española y marroquí asestaron un duro golpe a la célula yihadista más activa de España, encargada de reclutar voluntarios para la "guerra santa" e integrarse en grupos terroristas de la órbita de Al Qaeda, especialmente radicados en países en conflicto como Mali y Siria. En aquella operación fueron detenidas siete personas, tres de ellas en Melilla, incluido Mustafá Maya Amaya, el cabecilla de la red.

Vecinos increpan a los agentes

Un grupo de vecinos de la Cañada de Hidum en Melilla han increpado y arremetido contra los agentes que estaban registrando un domicilio de la zona, según fuentes policiales. Se ha producido un momento de tensión al término del registro de una vivienda, ya que cuando los furgones policiales se disponían a abandonar el lugar un grupo de personas les han intentado cortar el paso.

Varios agentes, cubiertos con pasamontañas y provistos de chalecos, han abierto paso a los vehículos policiales, momento en el que varios alborotadores han comenzado a lanzar piedras. Algunas de ellas han llegado a impactar en algún vehículo policial, causándole daños en los cristales.