Hamdin Sabahi
El candidato presidencial Hamdin Sabahi durante una rueda de prensa celebrada en El Cairo. EFE/Khaled Elfiqi

El candidato presidencial Hamdin Sabahi ha reconocido su derrota en las elecciones egipcias, aunque ha acusado a las instituciones y a los medios de comunicación de alinearse con el próximo presidente de Egipto, Abdelfatah al Sisi.

En una conferencia de prensa en la sede de su campaña, Sabahi consideró que "no se puede dar ninguna credibilidad a las cifras de participación" facilitadas hasta ahora por las autoridades, que la sitúan en torno a un 46%. "Los datos que se han dado son un insulto a la inteligencia, es imposible que hayamos tenido cero votos en algunos colegios como han dicho", agregó.

Pese a que la Comisión Electoral Suprema no ofrecerá los resultados definitivos hasta dentro de unos días, el propio presidente interino del país, Adli Mansur, aludió al supuesto 46% de participación.

Triunfo en las 27 provincias

La campaña del candidato Abdelfatah al Sisi, por su parte, ha anunciado que el exjefe del Ejército ganó las elecciones presidenciales con un 93% de los sufragios, mientras que su rival Hamdin Sabahi cosechó un 2,9% y el resto fueron votos nulos.

Según sus datos, Al Sisi fue votado por 23.461.513 de egipcios, del total de 25.233.494 que acudieron a las urnas entre los pasados lunes y miércoles. Sabahi -fundador de la izquierdista Corriente Popular- obtuvo 736.268 sufragios, un cifra inferior a la de votos nulos, que superó el millón, lo que corresponde a un 4%. La campaña también ofreció cifras sin contar los votos inválidos, que arrojan una victoria de cerca del 97% para Al Sisi.

El exministro de Defensa se hizo con el triunfo en las 27 provincias de Egipto, obteniendo el mayor porcentaje en la de Menufiya, con un 98,6%. Según la misión de observadores de la Unión Europea (UE), las elecciones presidenciales se desarrollaron "conforme a la ley", pero el entorno en el que se celebraron se caracteriza por la restricción de libertades y derechos.

"Transparentes, pero no justas"

"Fueron unas elecciones democráticas, pacíficas y transparentes, pero no necesariamente justas, porque un candidato tenía todos los medios", opinó, en alusión a Al Sisi, el jefe de la delegación del Parlamento Europeo, el luxemburgués Robert Goebbels.

Los observadores criticaron en su informe la ampliación de las votaciones en un tercer día adicional, una medida adoptada por sorpresa por la Comisión Electoral para permitir una mayor afluencia de votantes. Fuentes diplomáticas y de las misión de observadores confesaron a Efe su frustración con el informe presentado por la UE, "que no se corresponde con lo que ha percibido mucha gente", según un diplomático de una embajada europea que pidió el anonimato.
 
El candidato izquierdista denunció los ataques sufridos por sus interventores en colegios electorales y por sus votantes, aunque prometió "no retirarse de la batalla". "No aceptaremos ningún puesto en el próximo gobierno, sino que seguiremos formando parte de la lucha de la nación egipcia", dijo Sabahi, pese a lo cual aseguró no albergar odio ni sentimientos de venganza.