Caso Roquetas
Uno de los imputados por la muerte del agricultor Juan Martinez Galdeano entra en la Audiencia Provincial de Almeria (Foto: Efe) Carlos Barba / Efe
Leonardo M.M y José Martínez Galdeano, cuñado y hermano del agricultor fallecido en el cuartel de Roquetas, Juan Martínez Galdeano, revelaron este jueves, por primera vez y ante la sala, que el principal imputado por el caso , el teniente Rivas, les amenazó con "meternos en la cárcel si volvíamos a repetir que lo habían matado, a un centímetro de distancia de la cara" y tras espetarle otra hermana del fallecido la autoría de la muerte del agricultor.

Ambos reconocieron no haber denunciado esa presunta coacción y aludieron a que, cuando fueron a interponer la denuncia por el deceso ante el cuartel de Roquetas de Mar, les remitieron a "otras policías".

El hermano aseguró que en un primer momento un agente se mostró colaborador para permitir ver el cuerpo pero que luego se echó atrás diciendo que "tenía orden de no acompañarme al tanatorio".

También se extendieron sobre la "fama de que ahí se daba leña" que tenía el puesto mandado por el teniente Rivas al que atribuyeron, por comentarios "y otras denuncias que he visto", "'pum pum 'a chavalillos a los que pillaban".

Sobre el otro principal imputado, el sargento Moreno, recordaron verlo "agitado" cuando se personaron en el cuartel "porque a Juan le había dado un infarto" y "jurando una y otra vez que no le había puesto un dedo encima".

El cadáver, "reventado"

José Martínez Galdeano declaró, por último, haber visto el cadáver "reventado", tanto "que me dijeron en el tanatorio que lo iban a arreglar y que no levantara la sábana para verlo de cintura para abajo" si bien, aclaró, a pregunta de la propia presidenta de la Sala Társila Martínez, que vio el cuerpo "después de la autopsia".

El resto del equipo sanitario que atendió y certificó la muerte del agricultor, fallecido tras acudir al cuartel a pedir auxilio por un accidente de tráfico y que quedó detenido por desobediencia y resistencia a la autoridad, corroboró el testimonio de sus compañeros del día anterior y negó haber visto lesiones "evidentes" en el cuerpo de Martínez Galdeano aunque uno de ellos, el conductor de la UVI móvil del 061 que no llegó a intervenir, dijo haberlo visto tapado de cintura abajo con una sábana.

Tras esta sesión, la vista oral se reanudará ya el próximo lunes con la declaración de un testigo que no declaró este jueves al estar ausente en su viaje nupcial y los primeros peritos.