Tres hombres fueron detenidos este jueves por Scotland Yard en relación con los atentados del 7 de julio del 2005 contra el sistema de transporte público de Londres, que causaron 56 muertos, incluidos los cuatro terroristas, y más de 700 heridos, según informó la BBC.

Dos de ellos, de 23 y 30 años, fueron arrestados pasado el mediodía en el aeropuerto de Manchester, cuando se disponían a coger un avión con destino a Pakistán.

Se trata de las primeras detenciones relacionadas con el 7-J
El tercer detenido, de 26 años, fue localizado en una casa en Leeds.

Se trata de las primeras detenciones efectuadas con relación a estos atentados.

Los tres, que están siendo conducidos a una comisaría del centro de Londres para ser interrogados, son sospechosos de comisión, preparación e instigación de actos terroristas.

Además, la Policía está realizando registros en varios domicilios de Leeds, de donde supuestamenta procedían los suicidas.

Scotland Yard ha informado de que las detenciones forman parte de una operación en la que, además de la brigada antiterrorista de la Policía Metropolitana de Londres, han participado agentes del condado de West Yorkshire y que ha seguido varias líneas de investigación, tanto dentro del Reino Unido, como fuera de sus fronteras.

Las pesquisas se centran en las posibles redes de apoyo con las que contaron los terroristas y su financiación.