Fumadores
La vacuna disminuiría el deseo de fumar (Foto: Archivo) Archivo

Dentro de tres o cuatro años podremos vacunarnos contra la nicotina y, en cinco, lo haremos contra la cocaína.

Estas son las esperanzadoras previsiones del Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas (NIDA) de Estados Unidos, cuyo representante, el doctor Iván Montoya, participó este jueves en las XXXIV Jornadas Nacionales de Socidrogalcohol en Valencia.

Sin embargo, avirtió Montoya, todavía faltan muchos años para encontrar la píldora mágica que prevenga todas las drogadicciones por lo que "planes de salud para prevenir son fundamentales".

InEl médico del NIDa explicó que su organización destina un billón de dólares a la investigación de la drogadicción, el 85% de la financiación de estos estudios a nivel mundial, y está desarrollando una línea de análisis de la inmunoterapia dentro del programa de desarrollo de tratamiento.

La generación de anticuerpos logra secuestrar la droga en el torrente sanguíneo antes de que alcance el cerebro
Estas terapias inmunológicas se basan en la administración o generación de anticuerpos que logran "secuestrar" la droga de abuso en el torrente sanguíneo antes de que pueda alcanzar el cerebro y producir los efectos psicológicos y conductuales indeseables.

Actualmente se investigan inmunoterapia pasivas, que desarrollan anticuerpos monoclonales contra la cocaína, nicotina, metamfetamina y la fenciclidina (PCP); y activas, las vacunas propiamente dichas, contra la nicotina, cocaína, heroína, y metamfetamina.

En ese sentido, concretó que los estudios clínicos para la vacuna contra la nicotina están muy avanzados ya que se ha reclutado a más de 300 pacientes para las pruebas y se espera que a finales de año o principios del próximo se entre en la fase III, por lo que en tres o cuatro años estarán concluidos los estudios necesarios para solicitar la aprobación.

Así, resaltó que se están consiguiendo "muy buenos resultados" respecto a la respuesta del sistema inmune a la vacuna, la disminución del deseo de fumar y el descenso también del consumo de nicotina.

La vacuna está dirigida a ex fumadores para que no recaigan y a fumadoras embarazadas
Los objetivo son prevenir la recaída o el consumo inicial, por lo que está dirigida principalmente a adolescentes para evitar que se inicien en este hábito, a los ex fumadores para que no recaigan y las mujeres embarazadas que fuman, ya que los estudios realizados en animales han demostrado que impide la llegada de la nicotina al feto.

Por su parte, la vacuna contra la cocaína se encuentra también en la fase II aunque todavía "falta bastante tiempo" para pasar a la III, con lo que tardará en estar en el mercado más de cinco años, mientras que los anticuerpos monoclonales indicó que están en "una fase muy temprana" ya que los del PCP y matamfetamina se encuentran todavía experimentándose en animales.