Tropas ucranianas
Imágen de abril que muestra a tropas ucranianas en el frente, en las afueras de las ciudad de Slaviansk. GTRES

Batalla sin cuartel en la ciudad separatista de Slaviansk (Ucrania). Al menos 13 militares y un general de las tropas leales a Kiev han muerto al derribar el helicóptero en el viajaban las milicias prorrusas, en el marco de la ofensiva antiterrorista, con aviación y artillería, que realizan el Ejército Ucraniano.

"Hoy he recibido información desde el mismo Slaviansk acerca de que los terroristas derribaron nuestro helicóptero que llevaba soldados de relevo. Catorce militares han muerto, incluido el general Kulchitski", señaló Alexandr Turchínov, presidente interino de Ucrania.

Los prorrusos aseguran haber abatido dos aparatos. "Hemos derribado un helicóptero del ejército ucraniano. En este momento hay acciones militares en el pueblo de Mandríchino (en las afueras de Slaviansk) y se han incendiado varias viviendas de civiles", informaron los rebeldes a Interfax.

El primer helicóptero "sobrevolaba las casas, se oyeron disparos, empezó a salir humo (de la aeronave) y precipitó al suelo. Ahora sigue ardiendo en tierra. No podemos acercarnos porque los disparos vienen de todas partes", apuntó un testigo.

El segundo helicóptero habría caído en Andréyevka, un barrio de la periferia de Slaviansk, señalaron varios testigos a la agencia rusa Rusia Hoy.

Corredor humanitario para los civiles

Por su parte, las fuerzas leales a Kiev han propuesto abrir un corredor humanitario para evacuar a los civiles de la ciudad.

En esa situación, las partes deben acordar la creación de un corredor para los refugiados. La dirección de la operación antiterrorista (como denomina el Gobierno de Kiev a la ofensiva militar) está dispuesta a actuar para la evacuación de los civiles pacíficos de Slaviansk", dijo Vladislav Selezniov, portavoz ucraniano.

Tantos niños en una columna de vehículos pueden ser objetivo de un atentado terroristaSelezniov denunció que "los dirigentes ilegítimos de Slaviansk" han anunciado planes de sacar este jueves mismo a cerca de 200 niños de la ciudad sin consultar con las fuerzas ucranianas, que asedian desde hace varias semanas ese bastión de la rebelión prorrusa en el sureste de Ucrania.

"En este caso hay peligro para la vida de los niños, porque hay riesgo de provocaciones por parte de los terroristas. Tantos niños en una columna de vehículos pueden ser objetivo de un atentado terrorista", advirtió Selezniov.

Por otro lado, el portavoz de Kiev desmintió que las fuerzas ucranianas hayan atacado la ciudad con fuego de aviación y lanzaderas de misiles Grad, como denunciaron esta mañana los milicianos.

Hace cuatro días, apenas unas horas después de la conclusión de la jornada electoral de las presidenciales de Ucrania, el Gobierno de Kiev relanzó con más fuerza que nunca las acciones militares contra los insurgentes prorrusos de las regiones de Lugansk y Donetsk.

Entre 50 y 200 milicianos, según distintas fuentes, y al menos cuatro civiles perecieron el lunes en cruentos combates en el aeropuerto internacional de la ciudad de Donetsk.

Cuatro observadores de la OSCE retenidos

Por otra parte, el autoproclamado alcalde de esa ciudad, Viacheslav Ponomariov, reconoció este miércoles que los cuatro observadores de la OSCE desaparecidos desde el pasado martes están en manos de los milicianos.

"El grupo de cuatro personas que desapareció al sur de Donetsk, sabemos dónde está, están todos bien. Les dijimos que no fueran a ninguna parte por un tiempo, pero cuatro de ellos no hicieron caso y claro, fueron detenidos", reveló Ponomariov a la agencia rusa Interfax.

El ministro ucraniano de Asuntos Exteriores, Andréi Deschitsa, aseguró que "los cuatro miembros de la misión (de la OSCE) están vivos y gozan de buena salud" y que podrán ser liberados "en los próximos días".