El presidente del Parlamente de Catalunya, Ernest Benach, ha alertado esta mañana que si el Estatut es recortado en su articulado por el Tribunal Constitucional habrá "una crisis de Estado" que puede tener "consecuencias imprevisibles".

Benach ha reaccionado de esta manera tras conocerse ayer que el alto tribunal ha confirmado la recusación del magistrado Pablo Pérez Tremps para participar en los debates sobre los recursos de inconstitucionalidad presentados contra el texto estatutario.

Benach considera que el Estatut está en inferioridad de condiciones ante la mayoría conservadora del TC
"Los catalanes deben preveer como qué pasará si el Constitucional recorta el Estatut. Hay que tener un Plan B", manifestó Benach.

Con la recusación de Pérez Tremps habrá una mayoría conservadora de magistrados, teóricamente favorables a los recursos contrarios al Estatut, con lo que según Benach "estamos en inferioridad de condiciones. Es una queja formal que hago".

Deslegitimarlo

El portavoz parlamentario de ERC, Joan Ridao, ha apostado porque las instituciones catalanas opten por "deslegitimizar el TC" no volviendo a presentar ningún recurso de inconstitucionalidad ante este organismo.

De esta manera, Catalunya optaría por imitar la vía vasca.

"El Gobierno de Euskadi desde 1989 no presenta ningún recurso de inconstitucionalidad ni conflicto de competencias ante el TC porque no le merece respeto de imparcialidad en temas autonómicos", ha manifestado Ridao.