Un inmigrante vende sus productos en el Rastro de Madrid.
Un inmigrante vende sus productos en el Rastro de Madrid. Archivo

En España hay 4,8 millones de inmigrantes. Esto significa que, cerca del 11% —exactamente el 10,8%— de la población española es extranjera. 

Esta cifra, alcanzada en los últimos 6 años con un flujo anual de 500.000 nuevas entradas, convierte a España en el segundo del mundo —tras EE UU— con mayor presión inmigratoria.

Demografía de los extranjeros

De esta forma, la inmigración se convierte en el primer factor de crecimiento de la población en su conjunto y en todas las comunidades autónomas, según explicó el autor del trabajo Demografía de los Extranjeros, elaborado para la Fundación BBVA por el sociólogo Antonio Izquierdo.

Según Izquierdo:

  • Entre 2000 y 2006 se ha pasado de 1 a 4,1 millones de extranjeros, a los que se suman las 700.000 personas que han obtenido la nacionalidad española en ese mismo periodo.
  • En los últimos cinco años la intensidad migratoria supera la propia historia de España como país de emigración hacia América primero, y a Europa a mediados del siglo XX, que fueron entre un 10 y un 12%, indicó Izquierdo.
  • España ha crecido a una tasa de 16,8 personas por cada 1.000 habitantes en lo que va de siglo.
  • Ha mejorado su tasa de nupcialidad (en el 14% de los matrimonios uno de los cónyuges es extranjero) y de natalidad (si no hubiera inmigrantes, descendería en un 15%).

Flujos migratorios 

La inmigración se ha convertido en el principal soporte del crecimiento de todas las provincias y su incidencia aumenta  cada año, "hoy más del 50% del crecimiento de todas y cada una de las comunidades autónomas españolas se debe a la inmigración", dijo Izquierdo.  

Por provincias, los tres grandes focos de concentración de población extranjera son:

  • Cataluña.
  • Valencia.
  • Madrid

Les siguen las poblaciones con mayor auge económico en servicios construcción y agricultura, indica el estudio, elaborado a partir de datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) y padrones municipales. :

  • Andalucía.
  • Murcia.
  • Los dos archipiélagos.
  • Aragón.

Los flujos de inmigrantes se han globalizado y llegan de todos los continentes:

  • Latinoamérica. Representan el porcentaje más alto con casi 200.000 personas empadronadas, un 28% del total.
  • Países del Este. Con 150.000, el 22%.
  • África, ocupan el tercer lugar con el 14%.

Izquierdo explicó que los flujos de inmigrantes no son constantes y son muy difíciles de predecir y que en los últimos dos años los principales países de procedencia son:

  • Rumanía.
  • Marruecos.
  • Gran Bretaña.

En cuanto a los latinoamericanos, se ha registrado una brusca caída de ecuatorianos que ha sido relevada en el bienio 2004-05 por los bolivianos.

Crecimiento positivo 

Según el informe, todas las comunidades registran un crecimiento positivo de su población en 2004-05, debido a la inmigración.

Algunas comunidades perderían población sin los inmigrantes, porque su crecimiento vegetativo es negativo y sólo compensa el saldo migratorio, señaló Izquierdo:

  • Aragón.
  • Asturias.
  • Cantabria.
  • Castilla y León.
  • Extremadura.
  • Galicia

Motivos económicos

Según Izquierdo, la inmigración esta íntimamente vinculada a la evolución de la situación económica y que continuará llegando gente si la economía española mantiene su crecimiento como hasta ahora, aunque no cree que los flujos se mantengan al nivel del año pasado, que registró un promedio de 600.000 personas.

Izquierdo resaltó que la mitad de los inmigrantes tienen planes de quedarse y que "estamos en un modelo migratorio de instalación, y hablar de mano de obra es un error".