La constructora ACS alcanzó ayer un acuerdo para adquirir el 25,1% del grupo alemán de construcciones y concesiones Hochtief, al 'holding' Custodia por 1.264 millones de euros, a un precio de 72 euros por acción, informó hoy la firma española a la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

Hochtief es el líder del sector de la construcción en Alemania y la tercera empresa constructora del mundo por facturación, que se situó en el entorno de los 15.000 millones de euros en 2006 con un beneficio neto próximo a los 100 millones de euros.

ACS se convierte en accionista industrial de referencia de la empresa alemana

El grupo alemán es, además, uno de los 10 primeros promotores de concesiones de infraestructuras y líder mundial en ventas internacionales del sector de la construcción, que representaron en 2005 más del 80% de su facturación.

Con esta operación, el grupo presidido por Florentino Pérez se convierte en accionista industrial de referencia de la empresa alemana, con gran potencial de crecimiento y aumento de su rentabilidad.

Una vez aprobada la transacción por las autoridades de defensa de la competencia, el Grupo ACS consolidará en sus cuentas por puesta en equivalencia la participación en la empresa alemana, que seguirá siendo una compañía independiente.

El grupo alemán tenía al cierre de los mercados bursátiles el pasado 19 de marzo una capitalización de 4.739 millones de euros.

Cuenta con cinco grandes áreas de negocio: Hochtief Construcción Americas, Hochtief Construcción Europa, Hochtief Construcción Asia Pacífico, Hochtief Aeropuertos y Hochtief Desarrollo (proyectos concesionales y mantenimiento integral).

El grupo cuenta con más de 41.000 empleados, de los cuales el 70% está fuera de Alemania y repartido por los diferentes países en los que está presente.

El principal mercado internacional de Hochtief es Estados Unidos.

Espaldarazo para ACS

ACS consigue con esta compra algo de lo que carecía hasta ahora: cierta presencia en el mercado internacional (el peso exterior en sus ventas es sólo de un 17%).

Esta compra acelera la expansión exterior del grupo, ya que Hochtief dará nombre y presencia a la constructora española en Europa central y del Este, así como la posibilidad de irrumpir en Estados Unidos y Asia.

Es un trato que satisface a ambas partes porque ACS paga 1.264 millones de euros, pero no es un precio desorbitado si se tiene en cuenta que este dinero supone la tercera parte de lo gastado en Iberdrola.