La mayoría de los inmuebles adquiridos (82,5%) tienen como finalidad ser la vivienda principal, mientras que un 10,7% son segundas residencias. Entre los motivos fundamentales para la compra, destaca la rentabilidad. Según el estudio, los pisos se revalorizarán un 23% en la próxima década.