Dieciséis años y una semana de libertad a bordo de un barco lleno de lujos rodeado de chicos de la misma edad. Es el sueño que esta primavera verán cumplidos decenas de estudiantes de institutos de Granada.

«Las modas cambian y ahora lo que se lleva son los cruceros», afirma Emilio Carpio, director comercial de Viajes Marsans. Ocho días por el Mediterráneo con escalas en las costas de Italia, Córcega o Túnez por 700 euros (todo incluido) es lo que más se está vendiendo en las agencias para los viajes de estudios de los alumnos de Cuarto de ESO.

«Al final sale más barato que los antiguos trayectos en autobús a París o Roma, porque los estudiantes comen, cenan y desayunan en el barco, y al final gastan menos que recorriendo una ciudad», explica Carpio. Además, las excursiones están dentro del precio y hasta Barcelona o Valencia (puertos desde los que salen las travesías) el viaje se hace en avión.

La fiebre por los cruceros  para estudiantes ha crecido tanto que «hay embarcaciones que durante estos meses sólo llevan viajes de estudios, por lo que los jóvenes están a sus anchas», añade el agente.

El instituto Laurel de la Reina de la Zubia es uno de los centros que hará una travesía de una semana por el Mediterráneo con excursiones a Roma, Florencia, Mónaco, Córcega y Menorca por 750 euros. «Los padres –explica Juan Torrecillas, profesor de actividades extraescolares– se muestran encantados porque los chicos están más controlados, saben que por la noche no saldrán a ninguna parte, y la comida es bufé libre. Es una buena forma de combinar cultura y diversión».

«Es una oportunidad única»

Tamara Manzano, de 4º de ESO, es una de las adolescentes que viajará por el Mediterráneo tras la Semana Santa. «Estoy muy ilusionada porque montar en avión es más común, pero hacer un crucero es una oportunidad única. Además, las ciudades que vamos a visitar me gustan y estar con mis amigos será alucinante».