El racismo no pinta nada en Malilla
Mural-grafitti.
El objetivo era conmemorar el Día Internacional de la Eliminación de la Discriminación Racial, que recordó una matanza racista ocurrida en Sudáfrica en 1960. Los jóvenes llenaron los bloques de hormigón de mensajes de convivencia entre las diferentes culturas, a la vez que protestaron contra los actos de intolerancia.