Ocurrió hace tres años, en una zona restringida de Renfe en el Grao. Los han absuelto de provocar desórdenes públicos.