Córdoba y Málaga estarán pronto a 45 minutos en tren y unidas además por lanzaderas de alta velocidad. El servicio entrará en funcionamiento una vez acaben las obras del AVE a la capital de la Costa del Sol, previstas para finales de año.

El director de Servicios de Media Distancia de Renfe, Manuel Simón, confirmó ayer que la compañía realiza actualmente un estudio de movilidad entre ambas ciudades para fijar las características del servicio. Será antes de julio cuando se conozcan horarios y precios, pero Simón adelantó que serán «parecidos a los que funcionan ahora con Sevilla».

Precisamente, la lanzadera a Sevilla, ahora llamada Avant, ha sufrido un fuerte crecimiento de pasajeros en el último año. Los  usuarios subieron un 46% con respecto a 2005, contabilizándose 444.341 viajeros, frente a los 311.738 de hace dos años.

Renfe puso en servicio  4.769 trenes que registraron una puntualidad del 99,7% y una ocupación media del 40%. Este último apartado supone la peor cifra de las tres lanzaderas que prestan servicio en España, ya que las que unen Madrid con Toledo y Puertollano tienen 68% y 56% de ocupación, respectivamente. Ocupación aparte, los trenes Avant recibieron en 2006 una nota media de 7,8 por parte de los usuarios destacando la puntualidad y la limpieza como aspectos más favorables.

Por último, Renfe avanzó ayer que estudia nuevos sistemas de compra de billetes y acceso al tren para los usuarios de la lanzadera que permitan reducir los tiempos de espera en la estación.