El candidato popular pidió a la alcaldesa y al subdelegado del Gobierno que «dejen de marear la perdiz», tras reunirse con los vecinos desalojados de urgencia del bloque 36 de la calle Loja, que amenaza ruina.