Los tres nuevos modelos de parquímetros inteligentes del Ayuntamiento de Madrid.
Los tres nuevos modelos de parquímetros inteligentes del Ayuntamiento de Madrid. Jorge París.

La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, presentó este martes los tres nuevos modelos de parquímetro. Estas máquinas, unas 4.000 en toda la ciudad, se empezaron a instalar este lunes, pero no estarán totalmente operativas hasta el 1 de julio.

Estos nuevos parquímetros inteligentes seguirán sin dar cambio, como los antiguos, pero en su lugar incorporarán un monedero virtual que acumulará el dinero sobrante que podrá usarse para futuros aparcamientos en cualquier otra fecha y zona de la capital (siempre y cuando se use el mismo vehículo).

Además, se podrá dejar el automóvil en las zonas verdes o azules abonando la tarifa correspondiente en efectivo, con tarjeta de crédito, sistema prepago de contacto o con el teléfono móvil. No será el único cambio, a partir también del 1 de julio se empezará a pagar en función de lo contaminante que sea el vehículo y de la ocupación en tiempo real de la zona. Hasta esta fecha las tarifas serán las mismas que las actuales, ya sea usando un parquímetro antiguo o uno nuevo.

Lo que hacemos es aplicar el principio medioambiental de quien contamina pagaEsto hará que los vehículos que emitan más dióxido de nitrógeno  a la atmósfera tengan que pagar más, mientras que a los menos contaminantes les saldrá más barato (para los coches eléctricos, de hecho, el aparcamiento en zona SER será totalmente gratuito). "Lo que logramos con esta medida es aplicar el principio medioambiental de quien contamina, paga", tal y como afirmó este martes Ana Botella.

Del mismo modo, será más barato aparcar en un barrio con más plazas para el estacionamiento, mientras que será más caro si se deja el vehículo en un lugar más ocupado, como suele ser el distrito Centro o las zonas comerciales y de oficinas. Además, los parquímetros tendrán distintas ubicaciones a las actuales, ya que, a diferencia de lo que pasaba antes, no habrá unos para zonas azules y otros para zonas verdes. El mismo parquímetro aceptará el pago sea cual sea el color del estacionamiento que el usuario utilice.

El coste de la instalación de los nuevos parquímetros lo asumirán las empresas concesionarias del servicio para los próximos 10 años. Son tres modelos distintos (uno por empresa) aunque su funcionamiento es idéntico.

Cómo funcionan

  • Paso 1): Lo primero será elegir el tipo de zona en la que se aparca (azul o verde), después habrá que introducir la matrícula en el teclado disponible y seguir las indicaciones de la pantalla. La instalación, que funciona por energía solar, cruzará el número de su matrícula con los datos de la DGT para determinar el tipo de tecnología contaminante de su coche (híbrido, eléctrico, diésel...) así como la vía en la que se encuentra y su grado de ocupación. Si su coche es extranjero y no se identifica la matrícula, se le aplicará la tarifa base.
  • Paso 2): Después aparecerá el precio y se tendrá que elegir el modo de pago: en metálico (acepta monedas de 5, 10, 20 y 50 céntimos y de 1 y 2 euros), con tarjeta de crédito o con tarjeta prepago. La máquina no devuelve cambio. El dinero sobrante se almacenará en un monedero virtual que se cobrará automáticamente la próxima vez que haga uso del SER con el mismo automóvil. También podrá pagar desde el teléfono móvil sin tener que desplazarse físicamente.
  • Paso 3): Escoja el tiempo que permanecerá aparcado (cuatro horas máximo en zona azul y dos horas en zona verde) y efectúe el pago. Recoja el billete impreso en la parte inferior de la máquina y colóquelo en una zona visible del vehículo.

Las nuevas tarjetas prepago no se podrán adquirir hasta el 1 de julio (tienen que adaptarse a la nueva tecnología), pero su funcionamiento será exactamente igual que el que tenían hasta ahora. Se podrán adquirir gratuitamente en la sede de Movilidad del Ayuntamiento de Madrid (calle Covarrubias) o solicitarlas a los trabajadores del SER. Aun así, es posible que su uso vaya a menos debido a la introducción del monedero virtual.

Opción de pago con el móvil

Pagar con el teléfono móvil también supondrá un cambio a mejor para el usuario, que ya no tendrá que dirigirse  físicamente al vehículo para cambiar el ticket cada vez que se le agote el límite temporal abonado. Solo tendrá que descargarse una de las tres aplicaciones móviles disponibles (EYSAMobile, Telpark o e-park) y abonar la tarifa desde la oficina o la vivienda, sin necesidad de bajar a la calle.

Telpark, por ejemplo, es una app de aparcamiento que ya funciona en 16 ciudades españolas. En Madrid podrá utilizarse en todas las zonas del SER, además de algunas estaciones de Cercanías Madrid (como Las Matas, Las Rozas o Majadahonda) y en diferentes aparcamientos de rotación del centro de la urbe. No necesita prepago y evita tener que hacer colas. Su uso es similar al de los parquímetros. Solo hay que teclear la matrícula, el barrio y vía en la que se tiene aparcado el coche, así como la ampliación de horario deseada. Tras pagar con el móvil, aunque el trabajador encargado del SER de la zona haya visto el ticket del usuario con el plazo de tiempo sobrepasado, el sistema informático no le permitirá imponer la multa al tener sus datos cruzados con los de la aplicación móvil.

De todas formas, en caso de despiste, y al igual que antes, el usuario podrá anular la multa hasta una hora después del límite horario abonando un importe de cuatro euros. En este caso, el sistema también aceptará cualquier método de pago.

200.000 vehículos han dejado de entrar a diario en Madrid desde la puesta en marcha del SERDesde el Gobierno local defienden que estos nuevos parquímetros inteligentes traerán consigo una mayor reducción de las emisiones de dióxido de nitrógeno. De hecho, el Ayuntamiento estima que desde la puesta en marcha del SER han dejado de entrar a diario en Madrid unos 200.000 vehículos.

Los parquímetros inteligentes son solo una de las muchas medidas anunciadas en su momento por el Ayuntamiento de Madrid en torno al Servicio de Estacionamiento Regulado (SER):  nuevas tarifas, ampliaciones de los límites horarios, modificaciones en el ámbito territorial de pago, eliminación de los parquímetros en los barrios periféricos e incorporación de nuevas vías en áreas próximas a la M-30.

Distintas tarifas

Los madrileños, por ejemplo, tendrán que acostumbrarse a la eliminación de las horas valle. El horario será el mismo: de 9.00 a 21.00 horas de lunes a viernes, de 9.00 a 15.00 horas agostos y sábados y libre los domingos y festivos, pero ya no se pagará más o menos en función de la hora en la que se aparque, sino en función de la tecnología contaminante del coche. Uno de cada cuatro vehículos matriculados en Madrid (unos 430.000) sufrirán los recargos, según datos municipales, por tener tecnologías contaminantes.

Así, el Ayuntamiento ha dividido los tipos de vehículos en cinco categorías: los de clase A (híbridos de gasolina) pagarán un 20% menos de la tarifa base; los de clase B (coches gasolina matriculados a partir de 2006 y diésel que se matriculen a partir de 2015) tendrán un descuento del 10%; los de clase C (los de gasolina entre 2001 y 2005, y los de diésel entre 2006 y 2015) solo pagarán la tarifa base; los de categoría D (gasolina matriculados en 1997 y 2000, y diésel de 2001 a 2005) abonarán un recargo del 10%; y los más contaminantes, los de categoría E (gasolina anteriores a 1997 y diésel previos a 2001), deberán pagar un 20% más que la base. Los coches eléctricos podrán aparcar gratuitamente. La tarjeta de residente, sin embargo, mantendrá su precio (24,60 euros) sea cual sea el vehículo.

Habrá 'parkings' disuasorios donde se podrán tener el coche aparcado durante doce horas por tan solo seis euros

El propio parquímetro también llevará un registro a tiempo real de la cantidad de coches que hay estacionados en cada barrio y, a partir de este dato, calculará los precios a pagar. Si la ocupación es muy alta (más del 95% de las plazas cubiertas) tendrá un recargo del 20% sobre la tarifa base; si solo es alta (entre el 85% y el 95%), el incremento será del 10%. Por el contrario, en las áreas con ocupación muy baja (menos del 30% de las plazas cubiertas) habrá un descuento del 20%.

Así, a partir del 1 de julio, aparcar una hora en la zona azul del área de bajas emisiones (correspondiente a los barrios más céntricos) costará 1,20 euros, mientras que en el resto del ámbito del SER saldrá por 1,10 euros. La zona verde se queda en 2,35 euros por hora en el área de bajas emisiones y 2,05 euros por hora en el resto.

No serán los únicos cambios horarios. El área de Movilidad del Ayuntamiento también ha aumentado el tiempo límite de estacionamiento: de dos a cuatro horas en zona azul y de una a dos horas en zona verde. Además, ha creado ámbitos de larga estancia, una especie de 'parkings' disuasorios en los que se podrá tener el coche aparcado durante doce horas por solo seis euros. Estas plazas estarán situadas en calles aledañas del Parque Atenas y del Parque del Oeste.

Por otro lado, el Gobierno ordenó dejar de cobrar el SER en los cascos históricos de Fuencarral, Hortaleza, Carabanchel Alto y Carabanchel Bajo. Sin embargo, se instalarán parquímetros en nuevas zonas de la capital, como Príncipe Pío, Ciudad Universitaria (por el área de los colegios mayores) y Casa de Campo, cerca del Manzanares. Varios vecinos se habían mostrado en contra de esta medida, ya sea en protesta por la inclusión de los parquímetros o requiriendo su desinstalación, como en los barrios periféricos, pero el Consistorio, de momento, no variará sus planes.

Consulta aquí más noticias de Madrid.