ESTEBAN
Seguridad en el hogar. (Esteban)

La casa, y todo lo que hay en ella, forma parte de la esfera más íntima de cada persona. Demasiado preciosa como para ponerla en riesgo, algo que se puede evitar fácilmente tomando una serie de precauciones y sirviéndose de las últimas tecnologías.

Aunque los ladrones no descansan ningún día del año, es en los periodos vacacionales cuando más robos se producen en los domicilios. Ahora que se acerca la Semana Santa, si se va a dejar el hogar por unos días, lo mejor es ser discreto sobre la salida y, en la medida de lo posible, hacer que la casa no parezca deshabitada. Se pueden tomar medidas, como no desconectar el timbre, pedir a un vecino que recoja el correo con asiduidad, dejar algo de ropa tendida o una ventana con las persianas subidas. También se pueden encontrar en el mercado programadores que encienden y apagan las luces de la casa a la hora que les pidamos.

Reforzar los accesos

Otras medidas, que requieren una mayor inversión económica, son la instalación de rejas y dobles cierres en todas las ventanas a las que se pueda acceder desde el exterior, ya sea desde la calle o desde un patio. "Son un punto débil en muchos inmuebles, que no se suele tener en cuenta", aseguran en la Dirección General de la Policía. También merece la pena instalar una puerta blindada o reforzar la existente con uno o varios cierres de seguridad.

Las ventanas correderas deberán contar con barras de inmovilidad que actúen como tope en la ranura por la que se deslizan. Las persianas de las ventanas accesibles desde el exterior han de bajarse del todo y, si es posible, asegurarlas con una barra para que no puedan ser levantadas desde el exterior.

Centrales de alarmas

Otra opción muy recomendable para evitar los robos es contratar una empresa de seguridad privada con central de alarma, que deberá estar homologada por la Dirección General de Seguridad. Estas empresas instalan dispositivos de alarma que, una vez disparados, envían una señal a la central de la Policía, que acudirá a la vivienda para comprobar si existe un peligro real y actuar en consecuencia.

Este tipo de sistemas no sólo se utilizan para proteger las viviendas, sino también los diferentes puntos vulnerables de un edificio, como los andamios –cuando se están realizando obras en la fachada– o el garaje.

Lo último

Llaves electrónicas: Se pueden personalizar, creando diferentes perfiles que puedan abrir determinadas puertas de la casa con una sola llave.

Lector de huellas: Ya existen en el mercado dispositivos que permiten abrir puertas o activar códigos mediante un sistema de reconocimiento de huellas digitales o
de las pupilas.

Cámaras inalámbricas: Lo último en cámaras de vigilancia son los modelos sin cables, lo que reduce la posibilidad de sufrir sabotajes. Se puede controlar su orientación
o activar la grabación desde el ordenador.

A distancia: Se pueden provocar respuestas a distancia, como activar alarmas o cerrar puertas, con sistemas conectados al ordenador o al móvil, a través de Internet.

Infrarrojos: Como en las películas, también se puede disponer de un sistema de sensores de presencia, que se activan cuando un objeto entra en contacto con el hilo de luz.