Lluís Marco
Lluís Marco.
Lluís Marco nos atiende, risueño, desde su casa, en Badalona (Barcelona). Hoy no tiene rodaje, aunque no descansa. Está estudiando su papel de Antonio Dávila en MIR (Tele 5; 22.00 horas).

¿Qué tal?

Vamos tirando, que es mucho...

¿Cómo lleva el puente aéreo?

Soy un experto. Llevo ya cinco años. Por el momento, es de las pocas cosas que funcionan en Iberia.

¿Y lo de vivir a caballo entre Badalona y Madrid?

BIO Nació en Badalona (Barcelona) en 1946. Está casado y es padre del jugador de baloncesto Carles Marco y de la actriz Marta Marco.

Bien. Me paso unos días en Madrid, donde vivo en un hotel, y otros, en casa.

¿No es muy frío vivir en un hotel?

Es una precaución que he querido tomar para no encariñarme de la ciudad. Tenía miedo de enamorarme de ella. Me gusta mucho, pero mis raíces están cerca del mar. Necesito su olor y su ruido cerca.

¿Cómo llevan la polémica con los médicos residentes?

Supongo que iremos perfilando su problemática laboral en la serie, pero en la primera temporada queríamos centrarnos en las pasiones humanas. Al fin y al cabo, es lo que mueve el mundo...

MIR no empezó muy bien en audiencias...

Según se mire. Tres millones de espectadores son muchos... Pero si se compara con Hospital Central, no lo son... Igualmente, creo que MIR se acerca a las series estadounidenses...

Y está llena de jóvenes guapísimos.

¿A que sí? Pero ahí estamos los maduritos, para decirles que se empieza guapo pero, con el tiempo, se acaba con el careto de Lluís Marco... (risas)

No se quejará. Usted está muy bien...

Bueno... No sé... (risas)

¿No está cansado de Antonio Dávila?

No, aunque a veces es como si necesitara aires nuevos...

¿Por qué?

El personaje ha empezado en MIR con los brazos cortados. ¡Le habían pasado tantas desgracias en Hospital central!

¿La echa de menos?

Más bien, a la gente con la que conviví... Pero no miro hacia atrás. Vivimos tan rápido que casi no queda presente. Así que, mejor mirar al futuro.

¿Por qué le dan tantos papeles de médico?

Eso querría saber yo. ¡Igual tengo cara de médico! También tuve una racha de poli.

Y a usted le gustaría interpretar a...

Un malo pillo.

¿Qué otra serie de médicos ve?

No sé si debería decirlo...

¿Es House?

Sí. Aprendo mucho del protagonista... (risas)