Esta vez se refiere a las subvenciones que se conceden a las asociaciones de vecinos. La Federación Antonio Machado reclamó en 2001 porque consideraba que la Concejalía de Participación Ciudadana repartía el dinero de forma arbitraria, y el Tribunal Superior de Justicia les ha dado la razón. Indica que falta motivación individualizada sobre los criterios que se siguen. Además, el Consistorio tendrá que pagar las costas del juicio «por temeridad». «El sistema sigue igual de mal: reparten el presupuesto dando a todos lo mismo. Sólo lo recurrimos ese año para demostrar que estaba mal, como así es», explica el presidente vecinal, Ángel Bayón.