El Gobierno andaluz llevaba dos años sin subir el precio de las VPO. Y ahora se ha desquitado de golpe. Las sube un 8,7% de media porque, según dice, la nueva normativa que se ha impuesto a los constructores para aumentar la calidad de las viviendas ha encarecido sus costes. Parece ser que su subida es 2,3 puntos superior a la inflación acumulada desde la última vez que la Junta actualizó los precios.

Y esa cifra es una media; así, por ejemplo, para una VPO de régimen general de capital de provincia y grandes municipios, el precio pasa de 1.255 a 1.397 euros el metro cuadrado; nada menos que un 11,31% más.

Los nuevos precios en ningún caso supondrán para los beneficiarios de las VPO un desembolso superior al 30% de sus rentas familiares (un 25% en el caso del alquiler).

Rehabilitación

Zonas comunes de bloques: Las ayudas andaluzas en edificios residenciales pasan del 50% al 75% del presupuesto total de la obra.

Arreglos singulares: Se ha abierto una nueva convocatoria de subvenciones para la rehabilitación singular de inmuebles (la Administración paga entre el 75 y el 95% de los trabajos). Pueden pedirse hasta el 30 de junio.

Comercios: Se incentivará la rehabilitación de establecimientos de centros históricos o barriadas de actuación preferente (cubrirá hasta el 65% del coste de la obra, con un tope de 50.000 euros).

Alquileres con opción de compra

Tras siete años en una VPO alquilada, el inquilino podrá comprarla y el 50% de lo pagado se computará como dinero ya aportado para adquirir la casa. Esta novedad, acordada ayer por la Junta, se aplicará a jóvenes con ingresos de hasta 15.000 euros anuales (la casa debe tener entre 50 y 70 m2). Las familias con ingresos anuales de 14.373 euros a 31.620 que alquilen una VPO también tendrán opción de comprar el inmueble (descontándoles la mitad de lo abonado durante el último lustro).