El nuevo servicio público funciona con una tarjeta personal, que deben adquirir los usuarios. Los abonos serán, a partir de julio, semanales o anuales y costarán un euro y 24 euros, respectivamente. Hasta entonces y para promocionar la iniciativa, el Ajuntament ofrece un abono anual de seis euros. En mayo, el sistema se ampliará hasta las 1.500 bicis y el centenar de estaciones. Los costes del servicio se financian con excedentes del área verde.